1. Ecuador
  2. Azuay
  3. Cuenca
  4. Descubre
  5. Naturaleza
  6. Río

Río Tomebamba

El Río Tomebamba es un río de Ecuador. Corre a lo largo de la ciudad de Cuenca y es el más importante de los cuatro ríos que la atraviesan.

Rio tomebamba cuenca

El barranco del río Tomebamba es el final de la segunda terraza que conforma la ciudad. La primera corresponde a las lomas de Cullca y la otra a la planicie baja en donde está la moderna ciudad. La segunda terraza fue asiento de la población española, luego en la época republicana entorno a ella se implantó la ciudad mestiza y en estos últimos tiempos, la urbe se extiende en sentido este-oeste a través de los ejes que conducen a los otros lugares de la región.

La vegetación está presente en el conjunto urbano, su forma es la de un cordón junto al río, que sirve de arco natural a las edificaciones, así como la base o vínculo de la arquitectura del Barranco.

Río Tomebamba y Barranco Tomebamba

El río Tomebamba y el Barranco como elementos geográficos marcaron el carácter indeleble de la ciudad histórica. A más del patrimonio urbano, el Barranco contiene alrededor de 120 estructuras arquitectónicas, protegidas como bienes de la ciudad por las autoridades correspondientes.

Es el entorno simbólico más importante de la ciudad. Se confunde en unidad de acto los elementos formales, naturales y culturales, los visuales y los funcionales, en una suerte de crisol urbano de profunda significación colectiva.

  • El Barranco del río Tomebamba Cuenca se encuentra en: la calle Larga, 12 de Abril, subida a El Vado y bajada de Todos los Santos. Parroquia Gil Ramírez Dávalos y El Sagrario. Ciudad Cuenca - Provincia Azuay.
  • Que significa Tomebamba El nombre de Tomebamba viene del Kichwa Tumipamba, donde pamba significa campo y Tumi es un árbol del cual se saca el Tumi, que es un arma para matar en forma de T.
  • Rio Tomebamba historia Este lugar, como realidad urbanística especial, no es un caso fortuito; desde la época aborigen los primeros pobladores de la región buscaron este lugar para construir sus asentamientos. Los pueblos cañaris e incaicos levantaron sus edificaciones junto al eje geográfico para su provecho cotidiano, tal como lo testimonian los vestigios arqueológicos de Todos los Santos y la ciudad de Tomebamba.
  • Donde nace el rio tomebamba El río nace en el Parque nacional Cajas, en el sector denominado "Tres Cruces", y bordea el Centro Histórico de Cuenca.
  • Rio Tomebamba atractivos Turísticos
    • El Puente, Subida y la Cruz del Vado estructura una de las puertas del Centro Histórico y la escalinata nueva de la Universidad.
    • Las Bajadas del Padrón y del Centenario, así como el puente del mismo nombre, que constituye otras de las puertas del Centro Histórico.
    • La Escalinata del Hotel Crespo, el Puente Miguel León y el Parque de la Madre, que representan otra puerta urbana.
    • Entre otros atractivos tenemos: La iglesia de todos los Santos, el Puente Roto que fue destruido en 1950 por la creciente del río Tomebamba y mirador especial hacia el sur de la ciudad y la Bajada de todos los Santos.
    • Edificaciones: Al otro lado del río existen tres tipos de estructuras arquitectónicas: viviendas unifamiliares, moderna edificios en altura y edificios representativos institucionales como es el caso del Hospital Militar, la antigua Escuela de Medicina y la Universidad de Cuenca.
    • Viviendas: Las viviendas que actualmente están al pie de El Barranco, corresponden a la época constructiva del presente siglo. No existen estructuras particulares y públicas de épocas de la Colonia.
    • Parque de la Madre: El Parque de la Madre es un espacio público recreativo de especial interés.
    • Vistas: Las vistas desde este lugar son de tres clases: cercanas, adyacentes hacia la vieja ciudad y hacia la ciudad moderna; intermedias, que permiten ver los elementos emergentes a mediana distancia, dibujadas como silueta sobre el fondo del cielo y lejanas, que en lontananza se dibujan las lomas de Turi al sur de la ciudad.
  • Cuales son los 4 rios de Cuenca Ecuador
    • Río Tomebamba
    • Río Yanuncay
    • Río Machángara
    • Río Tarqui 
  • Leyenda del rio tomebamba María, una campesina indefensa que salió con esperanzas a la ciudad en la década de los 70, frecuentaba la escalinata del río Tomebamba y el barrio del Vecino. Fue ultrajada, y violada por borrachos y hampones, más tarde, en medio de la calle con pobreza soledad parió a su hijo; en esas condiciones no le pudo mantener al párvulo, pues, el niño murió en su regazo.

    Pasó semanas para que el vecindario arrancara de sus brazos al niño putrefacto y de mal olor, contra la voluntad de la india. Esta circunstancia nunca la aceptó, pues, cayó en la locura, y desde ese día buscó a su guagua, en una muñeca de trapos. Los jóvenes del pueblo acostumbraban divertirse, mofándose de la campesina; se acercaban para arrancharle a su guagua (muñeca de trapos), y jugaban ubicándose en las esquinas de la calle, lanzándose entre ellos al niño; mientras la gente animada gritando: ¡María,...la guagua!; entonces la india se apresuraba en seguirles en sustos y saltos, en medio de la risa y la angustia, la inocencia y estupidez de los hombres; hasta que cansados decidían devolverla, ella la abrazaba como queriendo meterla otra vez en sus entrañas.

    Acostumbraba dar vueltas por la ciudad para regresar al mismo lugar, le gustaba maquillarse con demasía; y generalmente a los caballeros, abogados, médicos y jueces, les reclamaba la paternidad de su hijo, estos para no ser instrumento de un desaire y de la mofa.... huían a carreras. María la guagua, mujer de la calle, representa un símbolo de la capacidad de amar de nuestros pueblos, para ella el amor a un hijo no tuvo límites, la llevó a su propia inmolación

  • Caudal del Rio Tomebamba Un verano inclemente en 1906 y el desbordamiento  del río Tomebamba en 1950 son los fenómenos climáticos extremos registrados en el siglo XX en Cuenca.

Al río Tomebamba, referente obligado de la cotidianidad de los cuencanos, con caudal exiguo en las sequías o inflado en tiempos de lluvia, se ha asociado y asocia el destino de la ciudad, entre la contemplación poética del paisaje o el terror de las inundaciones y catástrofes.

Han transcurrido 60 años de la mayor crecida del Tomebamba del que se tiene información probada, aunque no completa. El 3 de abril de 1950 aumentó súbitamente el caudal, provocando al paso la destrucción de viviendas, cultivos y puentes, mientras la corriente arrastraba piedras, árboles, animales y talvez seres humanos.

Al parecer un deslave en la zona de El Cajas taponó el cauce y dio origen a un embalse  de al menos cinco millones de metros cúbicos de agua que, al desbordarse, arrasaron cuanto aparecía a sus orillas, con una crecida pico de 400 metros cúbicos por segundo a su paso por la ciudad.

El 3 de abril de 1950 el Tomebamba se llevó los puentes de El Vado, Todos Santos y El Vergel

Esa es la apreciación de Felipe Cisneros, ingeniero especialista en aguas, director del Programa de Manejo de Agua y Suelos (PROMAS) de la Universidad de Cuenca. Fue, en menor escala, fenómeno similar al de La Josefina, donde el derrumbe del cerro Tamuga el 29 de marzo de 1993 formó un dique y un lago de 250 millones de metros cúbicos que al desbordarse el 1 de mayo siguiente con una crecida pico de 10 mil metros cúbicos por segundo, produjo destrucción y catástrofe aguas abajo.

En 1950 el Tomebamba se llevó los puentes de El Vado, Todos Santos y El Vergel. El de El Vado lo había construido el arquitecto itialiano Martín Pietri entre 1811 y 1813 y el de Todos Santos el gobierno del Presidente Vicente Rocafuerte, hacia 1849. Los puentes de El Centenario y Mariano Moreno resistieron la riada.

Desde 1950 no se han producido crecientes mayores que esa, aunque no  hay información certera definitiva, pues las mediciones hidrológicas confiables son recientes. Además, el encauzamiento del río mediante muros ha profundizado el lecho, por lo que ha aumentado la capacidad de tránsito de las aguas y disminuido las posibilidades de desbordamiento.

Una isla de aproximadamente 60 por 40 metros, en las proximidades del puente de El Centenario, había desaparecido con la creciente de 1950, así como una gigantesca piedra redonda en las proximidades, a la que subían niños y jóvenes para lanzarse en nado a las aguas y de la que dan cuenta cuencanos que entonces eran menores.

Seis décadas después de la “famosa” crecida del Tomebamba, estas páginas rescatan fotografías que dan cuenta de aquel episodio hidrológico que es recuerdo e historia.