Cantonización de Celica

 
 
 
 

En las épocas preincaica y precolombina, las etnias que habitaban la región estaban integradas a la nacionalidad de Los Paltas. En la Colonia, fue constituida como doctrina administrada por los frailes misiones de Santo Domingo de Guzmán. Comprendía los pueblos: Cusimini, Dominguillo, Pózul, Zapotillo y Alamor. Pío Jaramillo Alvarado, en “Historia de Loja y su Provincia, registra lo siguiente: “el pueblo principal (Celica), dista treinta leguas de Loja, y de sus anejos: media legua de Cusimini, dos de Dominguillo, dos de Pózul, cuatro de Alamor y dieciséis de Zapotillo. Esta doctrina contiene treinta familias de mestizos, veinticinco de mulatos libres y doscientas de indios. Su territorio es muy vasto por comprender más de treinta leguas y se administra mal por un solo cura”. Jaramillo Alvarado remite su dato, a la información del corregidor de Loja, Ignacio Checa de 1756, al Virrey de Lima.

En la Ley de División Territorial de la Gran Colombia, promulgada en Bogotá el 25 de junio de 1824, los cantones de la provincia de Loja, a su vez, adscrita al Departamento del Azuay, son: Loja, Zaruma, Cariamanga y Catacocha.

Separado de la Gran Colombia el Estado de Quito, el sistema departamental subsiste hasta 1835. Sólo en 1861, se dicta una nueva ley. En el Art.8vo, a la provincia de Loja se le acreditan los siguientes cantones: Loja, Paltas, Calvas, Zaruma y Jambelí. Entre ellos, Paltas cuenta con las parroquias: Catacocha (urbana), Guachanamá, Cangonamá, Celica y Zapotillo, como urbanas.

Hasta 1878, Celica integraba la territorialidad del cantón Paltas. Fue el 12 de diciembre de este año, que el Congreso, durante el gobierno del general Veintimilla, constituyó a esta antigua doctrina y parroquia rural de Paltas, en cantón autónomo.