1. Ecuador
  2. Pichincha
  3. Quito
  4. Aprende
  5. Arte
  6. Arquitectura
1
2
3
4
5
6

Arquitectura y Patrimonio del Ecuador

Mira los principales emblemas arquitectónicos de Quito, Guayaquil y Cuenca, las principales ciudades del Ecuador.

Atractivos arquitectónicos coloniales del Ecuador

Historia y herencia arquitectónica del Ecuador

En un sentido muy real, la historia de Ecuador posee una basta herencia arquitectónica. Especialmente, los centros históricos de Quito, Guayaquil y Cuenca que mantienen las casas, iglesias y edificios coloniales. Quito posee la mayor concentración de arquitectura pre moderna de toda Suramérica, por lo que fue declarado por la Unesco en 1978 como Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad. Tiempo más tarde en el año 2000 se le otorgó este mismo honor la ciudad de Cuenca, junto con las islas Galápagos, el volcán Cotopaxi y la cuenca del Amazonas. Todo ello impulsa al país para ser reconocido internacionalmente como un destino turístico. Existen además impresionantes monumentos arquitectónicos en otras partes como Guayaquil y otras ciudades.

Quito Patrimonio Cultural de la UNESCO

Con la caída del Imperio Inca en 1534, la primera orden de instrucción de la Corona española fue instituir el catolicismo romano como religión principal y autoridad moral de la región. De hecho, la construcción de la primera iglesia construida en Quito, El Belén, precedió inclusive a la fundación de la ciudad. Con el convento de San Francisco, los arquitectos españoles, formados en las ideas renacentistas de Miguel Ángel, Donato Bramante y Sebastiano Serlio, construyeron la primera de muchas grandes iglesias en Ecuador, usando mano de obra indígena forzada, lo cual era común en la época colonial. Es por ello que en la fachada de la iglesia de San Francisco se pueden apreciar cabezas labradas al estilo Inca. Los escalones circulares que llevan al interior de esta iglesia fueron inicialmente diseñados para el Vaticano, pero nunca se les incorporó a esta construcción. La iglesia de San Francisco es la más importante joya cultural de todas las ciudades de América Latina. Algunas de las grandes atracciones de esta iglesia son su altar mayor, las capillas laterales y el púlpito, todas de una belleza excepcional. En el altar mayor está la imagen de la Virgen de Quito, tallada por Bernardo de Legarda, el más destacado exponente de la Escuela Quiteña.

En un sentido muy real, la historia de Ecuadores su herencia arquitectónica. Especialmente, los centros históricos de Quito y Cuenca...

El Monasterio de Nuestra Señora de la Merced es una edificación con profundo significado histórico y arquitectónico para la ciudad. La construcción de este complejo monumental comenzó en 1559. La iglesia y el monasterio juntos cubren un área de 29 000 m2. Fue construido bajo los estilos barroco y morisco. Inicialmente se llamó Capilla de San Juan de Letrán. La torre de la Merced alberga en sus cimientos los restos de un muro inca. Esta iglesia ha sido reconstruida varias veces debido a daños causados por terremotos.

La Basílica del Voto Nacional es una de las últimas demostraciones de ideología y presencia de la Iglesia Católica en la capital ecuatoriana, su construcción demoró más de 100 años (su primera piedra fue colocada el 10 de julio de 1892). La mayor basílica neogótica puede ser vista desde prácticamente cualquier lugar de la ciudad. Es una de las iglesias más bellas, adornada con gárgolas inspiradas en la fauna nacional, tales como armadillos, iguanas, tortugas galápagos y otras más.

La construcción de la espléndida iglesia de San Francisco con su monasterio inició en 1581. Actualmente es considerada como una de las construcciones religiosas más importantes de la ciudad. En 1880, la suerte de la iglesia cambió radicalmente cuando un grupo de sacerdotes italianos llegó a la ciudad con el objetivo de modernizar el culto. En su deseo de modernización decidieron actualizar la imagen de Santo Domingo:  cambiaron el color, modificaron los motivos pictóricos y hasta incluso las piezas del altar barroco. Realizaron reformas funcionales que armonizaban con los requerimientos de la nueva idea de adoración impuesta por los europeos. Por tanto, hoy tenemos una iglesia con tres naves, pinturas neoclásicas, y un colorido y vibrante techo estilo Mudéjar. 

Con sus columnas toscanas y sus superficies ornamentadas por dentro y por fuera, la Compañía de Jesús es una de las obras maestras monumentales del manierismo en América Latina. La pared derecha ostenta un memorablemente vívido retrato bosquiano del infierno, que detalla agonizantes castigos por diversos pecados. Sobre los dinteles de las puertas laterales hay representaciones simbólicas de los corazones de Jesús y de la Virgen María. Sus columnas salomónicas están decoradas con guirnaldas de rosas y lirios. La fachada es una sinfonía del estilo barroco que se asemeja a la Iglesia del Gesú, en Roma. En la puerta principal, un panel delimita la parte secular del área sacra. Tiene un juego de cuatro columnas con capiteles corintios. La Compañía de Jesús es una iglesia deslumbrante, considerada el edificio colonial religioso más importante dejado por los españoles.

Aunque Quito posee una herencia religiosa de gran valor, sus impresionantes construcciones civiles no se quedan atrás.

En frente del costado izquierdo de La Compañía está el Banco Central, actualmente museo, biblioteca y centro de artes escénicas. Este es uno de los más impresionantes testamentos del legado neoclásico de los arquitectos e ingenieros italianos que llegaron a Ecuador a finales del siglo XIX. Desde aquí, en la calle García Moreno, hay una corta distancia a pie hasta el Museo de la Ciudad, a la casa de Manuela Cañizares, hasta la Plaza Grande, la Plaza de la Independencia y la Plaza del Teatro. El acceso a la mayoría de estos lugares es libre o muy económico, generalmente cuesta menos de USD 4,00.

Uno de los edificios más imponentes del Centro Histórico de Quito es el Palacio Presidencial, también conocido como Palacio de Carondelet. Estucado en blanco y perfectamente simétrico, precedido por una larga fila de columnas que soportan un balcón superior, el palacio se extiende al mismo ancho que la Plaza de la Independencia. Los balcones que cuelgan sobre el pavimento, traídos originalmente del Palacio de las Tullerías de París. Fueron un regalo del Gobierno francés luego de la Revolución Francesa.

Avanzando al sur por la calle García Moreno se llega, en el extremo sur del Centro Histórico, a La Rotonda, una hermosa calle curva, solo para peatones, que ha preservado el espíritu de siglo XIX en Quito. Hasta los años 30, esta fue "La Bohème" ecuatoriana, hogar de poetas y meretrices. Actualmente, La Rotonda ha retornado a sus tiempos de gloria como los que vivió durante la etapa independentista, con galerías, cafés, restaurantes, artesanías y tiendas sobre la calle. Ha sido transformada en zona turística, donde sus habitantes locales han asumido el reto de convertir a una de las calles más lindas del Centro Histórico en un icono para el turismo que visita la ciudad.

Un poco más al sur hay un cerro conocido como El Panecillo, donde en 1976 el artista Agustín de la Herrán Matorras construyó un gigantesco monumento a la Virgen de Quito, el cual puede verse en lo más alto de la elevación, dominando la parte central y sur de la ciudad y proveyendo un punto de referencia desde muchas de sus cuadras. La estatua de la Virgen de Quito mide 45 metros (148 pies) de altura. Es una copia aumentada de la escultura de la Virgen de Quito de Bernardo de Legarda que se encuentra en el altar mayor de la iglesia de San Francisco. La estatua monumental está conformada por 7 000 piezas de aluminio. Se puede acceder a su interior y subir por ella para disfrutar de una espectacular vista de la ciudad.

Otra impresionante construcción en la ciudad de Quito es la Capilla del Hombre. Creación del artista Oswaldo Guayasamín como tributo a los pueblos originarios precolombinos de América, quienes por más de 500 años sufrieron la represión colonial y aún luchan por revivir sus valores. Está conformada por una estructura de dos pisos de ladrillo, inspirada en un templo Inca con su parte superior rematada con un domo de cobre laminado. Se entra a la capilla por un túnel que juega con efectos de la luz.

Guayaquil Perla del Pacífico

La ciudad de Guayaquil, conocida como la Perla de Pacífico, ha sido embellecida con la construcción de sitios majestuosos y trabajos arquitectónicos de gran calidad y con el mejoramiento de sitios tradicionales. En el centro de Guayaquil, el nuevo y ampliado malecón se ha vuelto popular entre locales y turistas por sus restaurantes, galerías, arte público y actuaciones en vivo. El malecón está dividido en tres secciones. En la sección norte está el Museo Guayaquil en la Historia. En la sección centro está ubicado el monumento de La Rotonda, el más grande y emblemático de la ciudad, que conmemora el encuentro entre los libertadores Simón Bolívar y José de San Martín. En la sección sur está el Palacio de Cristal, una de las construcciones más atractivas del lugar.

En el centro también se encuentran el impresionante Palacio Municipal y sus edificios circundantes, la mayoría de los cuales fueron diseñados por el arquitecto neoclasicista Francesco Maccaferri. El diseño de la construcción pertenece a la época renacentista en la cual opera la alcaldía de la ciudad. Fue inaugurado en 1929 y actualmente en sus instalaciones tienen lugar exposiciones de arte y eventos culturales.

La Catedral Metropolitana, con una elegante y espléndida fachada, también se localiza en el centro de la ciudad. La iglesia tiene hermosos arcos, una ventana central en forma de roseta y dos altas torres neogóticas. El interior de la iglesia muestra sus atractivos vitrales elaborados a mano por artistas cuencanos, así como sus hermosos pisos de mármol italiano. La iglesia fue construida 10 años después de la fundación de la ciudad, pero sus estructuras fueron considerablemente dañadas por las acciones destructivas de los piratas. La iglesia fue remodelada en 1937 y posteriormente en 1978, cambios que le han proporcionado un giro moderno.

La iglesia de La Merced es la primera manifestación arquitectónica de la orden de los mercedarios. Fue construida en el año 1785, cuando los miembros de esta orden religiosa se establecieron en la ciudad. Desafortunadamente, no quedan restos del período debido a un incendio ocurrido en 1896. Años después, en 1962, comenzó la construcción de la iglesia y el convento que existen hoy. La iglesia fue construida con un estilo neogótico.

Cuenca

En el año 2000 se le otorgó el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad a la ciudad de Cuenca por el magnífico estado de conservación de su casco colonial.

Esta ciudad cuenta con una vasta historia en la cual coexisten diversos estilos arquitectónicos: prehispánico, colonial, republicano y moderno. Uno de los más importantes edificios patrimoniales de Cuenca es el de la alcaldía de Cuenca, que fue construida con el estilo característico neoclásico de principios del siglo XX. Operó como Banco del Azuay hasta 1999, cuando la Ilustre Municipalidad de Cuenca compró el edificio, lo restauró y lo adaptó para el funcionamiento de la Alcaldía. Su planta baja por lo general es usada para realizar muestras artísticas.

Otra de las construcciones importantes de Cuenca es la Casa Chaguarchimbana, que fuera una de las mansiones más elegantes de la región durante el siglo XIX. Esta lujosa hacienda perteneció a Florencia Astudillo. Posee amplios corredores, una torre mirador y murales que decoran la fachada frontal. Fue restaurada en 1992 y actualmente opera ahí la Fundación Paúl Rivet.

La Corte de Justicia es un imponente edificio que fue originalmente construido para alojar a la Universidad Estatal de Cuenca. Fue diseñado con un amplio patio central rodeado de cuatro pisos en los cuales están las habitaciones que una vez fueron aulas. El Departamento de Justicia compró el edificio en 1949. Se ubica en las calles Sucre y Luis Cordero.

La Casa de Temperancia fue nombrada así porque fue un lugar destinado a la recuperación de alcohólicos. Presenta las características típicas de la arquitectura iberoamericana, con altos techos y largos corredores hechos de ladrillo. El Banco Central la restauró en 1979, y en 1982 se fundó ahí el Museo de Arte Moderno. Está en las calles Sucre N15-44 y Miguel Heredia.

Hasta el día de hoy, el colegio Benigno Malo constituye uno de los edificios republicanos de estilo neoclásico en la ciudad. Inicialmente fue sede de una escuela de sacerdotes jesuitas, pero actualmente radica en este edificio el colegio público Benigno Malo. Se encuentra ubicado en la avenida Fray Vicente Solano y la calle Daniel Córdoba.

La Catedral de la Inmaculada Concepción es la mayor estructura del Centro Histórico de Cuenca. Su fachada se destaca por estar construida de mármol rojo y con acabados de ladrillo. En su construcción se mezclan elementos renacentistas con eclécticos. También tiene toques góticos que se destacan fundamentalmente en los trabajos de la ventana circular que adorna su enorme fachada. Su gran tamaño prevalece y resalta visiblemente en la apacible atmósfera del parque Abdón Calderón. La iglesia tiene tres domos que alcanzan casi 50 metros de altura. Los tres pabellones en su interior pueden alojar a más de 10 000 personas. Algunos elementos llamativos pueden ser admirados en la iglesia, tales como la roseta, una enorme ventana trabajada en forma redonda al frente del edificio y el baldaquín que forma la figura principal dentro de la iglesia está hecho de madera recubierta con hojas de oro. El imponente altar mayor está cubierto con un enorme mármol trabajado de cuatro metros de longitud que descansa sobre 12 columnas trabajadas en metal. Esta iglesia fue terminada en 1967 como parte de la Nueva Catedral, como es conocida por la ciudadanía.