Ecuador Pichincha Rumiñahui Cultura Conocimiento Alimentario Capital mundial del hornado

Capital mundial del hornado

Uno de los mejores hornados del Ecuador se degusta en Sangolquí. Pero ojo, la gastronomía del Cantón Rumiñahui te sorprenderá con cuyes asados, caldos de gallina, yaguarlocros acompañados de chicha. Se te abrio el apetito? Rumiñahui te espera!

El cantón Rumiñahui es famoso en el ámbito gastronómico por su comida tradicional: 

  • Hornado
  • Caldos de gallina,
  • Yaguarlocro,
  • Fritada,
  • Caldo de treinta y uno,
  • Tortillas con caucara,
  • Caldo de librillo,
  • Ville,
  • Menudo con mote,
  • Cuyes asados
  • Chicha de jora,

En el cantón Rumiñahui el plato estrella de la zona, es el afamado “hornado”, este delicioso platillo contiene carne de cerdo con trozos de cuero crocante, tortillas de papa, mote, aguacate, choclo, tostado, y en varios locales lo acompañan con maduro frito, todo esto bañado por el agrio, una salsa que se elabora con chicha de jora, cebolla paiteña, tomate, ají, perejil, cilantro, entre otros condimentos.

¿Donde se puede comer?

  • Los principales sitios de expendio se ubican a lo largo de la Av. General Enríquez, en el Mercado Cerrado de El Turismo y en diferentes locales especializados en la elaboración de este plato tradicional que su preparación y fama data alrededor de cien años atrás.
  • En el sector de Selva Alegre, a unos minutos del Colibrí, la calle principal reúne múltiples negocios que ofertan estos platos así como otros como los cariuchos, la fritada y su especialidad los cuyes asados.

¿Cómo llegar?

  • Desde Quito en transporte intercantonal: Vingala, CondorVall, Turismo, Libertador, Marco Polo, distancia 18 km
  • Desde Guayaquil: Flota Imbabura, distancia 372km
  • Desde Cuenca: Transporte Santa, distancia 414 km

Hornado Sangolquileño

En esta ocasión hablaremos del Hornado Sangolquileño, que según los entendidos es muy especial, porque se prepara con ajo, cebolla, sal, comino y especies secretas, se lo deja macerar durante dos días, después durante una noche se lo cocina en “horno de leña”, al siguiente día el chancho sale dorado, el cuero reventado y crujiente, despertando el apetito de todos los turistas que llegan y no pueden regresar sin probar este suculento plato tradicional ecuatoriano.

Julio Pazos Barrera, en su libro “Sabor de la Memoria” señala que, con el trigo y el cerdo también llegó el horno en leña, para cocer el pan y asar las carnes; entonces empezó la prodigiosa fusión de los alimentos aborígenes con los traídos por los conquistadores. Así nació la comida criolla y mestiza, tan rica y maravillosamente variada.

La práctica de hornear los cerdos enteros fue heredada de los españoles en tiempos de la Colonia. La costumbre de criar y guisar el cerdo ha ligado íntimamente la imagen de Sangolquí con este mamífero, por lo que esta ciudad es conocida como la capital mundial del hornado, entre sus comensales.

En Sangolquí hasta mediados del siglo pasado casi no había casa que no tuviera su chiquero (establo para ganado de cerdo), en el que engordaban uno o dos chanchos con los desperdicios de la cocina y con con los restos del maíz de Los Chillos, conocido como chaquisara. 

“Su matanza era un suceso al que asistía toda la familia para participar en el faenamiento y disfrute posterior de grandes comilonas”. Agrega además que eran guisos que se preparaban con esmero y cariño en ocasiones especiales. Afirma incluso que actualmente no hay prioste que no sea capaz de brindar un buen hornado a sus invitados.

La revalorización y apropiación de la cocina tradicional es uno de los objetivos del Ministerio de Turismo, así como también fortalecer el producto turístico culinario.

Para Grace Castro, guía de turismo, la  exposición y promoción de la cocina tradicional, motiva a propios y extraños a conocer un destino a través de sus productos gastronómicos e impulsando el desarrollo económico en las regiones. “El extranjero se emociona porque crea una expectativa de probar comida diferente, y el hornado es uno de sus favoritos” afirma Castro.

Esta práctica tradicional, junto al clima del valle y sus recursos turísticos, ha hecho del cerdo asado en horno de leña uno de los productos más populares de las gastronomía ecuatoriana. Así lo confirma Jan Patten, turista norteamericana, que califica al hornado como extraordinario. “Ecuador atesora tradición mediante su comida, lo que les identifica, los engrandece y la heredan a nuevas generaciones”, señala Patten.