Agroturismo en la Granja San Martin de Quinchicoto

Si te gustan las plantas y las flores, en esta granja de Tisaleo, podrás encontrar una hermosa variedad de arreglos realizados con materiales reciclados.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • La Granja Integral San Martín, ofrece animales de especies menores como cuyes, gansos y gallinas.
  • Ofrece también truchas, ovejas y llamas, con los que los turistas se aventura hacerse fotos.
  • Y por supuesto, ofrece flores para decoraciones en interiores y exteriores.
  • Bajo pedido, Doña Olguita ofrece platos típicos de Tungurahua.
  • Los turistas visitan su granja en donde participan en recorridos donde aprenden los secretos para cuidar las flores.
  • Los turistas pueden observar hermosos atardeceres en medios de jardines amorosamente decorados con material reciclado.
  • Otro punto de interés son los nidos que las gallinas han realizado en las anchas paredes de barro.
  • Las macetas de flores y cactus elaboradas con botas de caucho recicladas son el deleite de propios y extraños.
  • La entrada a esta granja es de 1 dólar para adultos y 50 centavos para niños
  • Está ubicada la calle 13 de abril y Juan Ortiz Molina, por la vía Panamericana vía a Riobamba Km 14, subiendo por San Vicente en la parroquia Quinchicoto de Tisaleo.
  • Abre sus puertas de 06h00 a 20h00

Jardines de Tisaleo

En Quinchicoto en el cantón Tisaleo, una niña peleaba con los animales de su granja, que maltrataban las plantas de su huerto. Ella jugaba a ser la doctora de las plantas, para esto las rescataba y las ponía a buen recaudo. Para esto, en una pared de su casa, colocaba a sus pequeñas pacientes lejos de las manías de cabras y conejos.

La pared de su casa era amplia, tal vez por esto, ya en el colegio esta adolescente seguía coleccionando todo tipo de flores. Las personas que visitaban su huerto se maravillaban con la belleza de sus plantas, pero también del diseño de sus jardines que al cabo de 20 años habían tomado su propia personalidad.

Granja integral San Martín

En el año 2000, Olga Ortiz, abrió las puertas de su granja, que empezó como una travesura infantil y que ahora se transformaría en un emprendimiento fabuloso. La granja San Martín produce material orgánico y hoy recibe la visita de turistas que buscan encontrarse con la naturaleza y porque no, que buscan volver a ser niños, para con Olguita jugar a salvar las flores.

Olguita sabe que su granja, que hoy es conocida a nivel nacional e internacional, es una invitación para que otros pobladores de Quinchicoto, se aventuren a emprender en el turismo. Cada año recibe unos 2 mil turistas que reactivan la economía de su pueblo. Olguita no tiene palabras para describir lo que siente al vivir en el jardín que soñó de pequeña y que alcanzó a compartir con su hijo, que ahora desde el cielo le ayuda a cuidar de sus jardines.

Compartir: