Alfarería en Cuenca

En el tradicional sector denominado Convención del 45, aún sobrevive el oficio de los que se denominan alfareros.
 
 
 
 

Al inicio este oficio no era apreciado, más bien era mal visto, porque incluso los denominaban “olleros”. En esa época elaboraban justamente ollas, tazas, platos, cazuelas, medianos (platos más grades), incluso bacinillas.

En la actualidad su labor se centra en la elaboración de productos utilitarios y decorativos, como vajillas, macetas, apliques de pared, campanas, vasijas, etc. Los precios varían según el tamaño y diseño.

Los cuencanos tienen un producto exclusivo de creación propia acorde a los tiempos. Se denomina vajilla negra, y que puede costar unos 200 dólares, con piezas para 12 personas. Cada pieza es pulida a mano con cuarzo, lo que le da coloración negra, y luego son quemadas al horno. No sirven para usar en el fuego, sino sólo para hornos o microondas. Sus principales clientes son propietarios de restaurantes de lujo, que las prefieren por su elegancia.

En estas pequeñas empresas familiares, trabaja juntos esposos, hijos, y el resto de las familias, que colabora en los diversos procesos de decoración y acabados.


Share:


Publicado en: