La joyería artesanal en Cuenca

La creación de joyas con técnicas artesanales es parte de la tradición de orfebres que hicieron de Cuenca una ciudad de joyería.
 
 
 
 

Entre laminadoras, centrífugas, troqueladoras, baños galvánicos, cera, esmaltes y breas se levanta el taller de la Asociación de Joyeros del Azuay. Febrero y marzo, los artistas del oro y la plata darán talleres al público en general, para hombres y mujeres que estén dispuestos a mantener la tradición y la misión de que la joya cuencana siga viva, en especial las técnicas con las que se realizan estas piezas.


En esta ciudad, la Asociación de Joyeros tiene 35 miembros más de los 150 que fueron hasta hace cinco años. Cuentan con una casa sede equipada, con un taller que gracias a gestiones de sus miembros acoge máquinas italianas y alemanas, unas antiguas que aún son útiles y otras más modernas que les volvieron más fáciles las tareas de orfebrería. Entre las capacitaciones que guarda este gremio está una que tuvieron con la Bodega Mortet, de Roma, quienes se destacan aún como joyeros oficiales del Vaticano y la Presidencia de su país.
La materia prima es un detalle importante que preocupa a los joyeros hoy en día, ante los cambios bruscos en el precio del oro y la plata. Ernesto Peña es psicólogo clínico, pero dice que “la psicología no funcionó”, siempre su camino estuvo rodeado por el trabajo en joyas y es de lo que vive hoy en día, además tiene la responsabilidad de ser el presidente de la Asociación de Joyeros del Azuay. Peña habla de la lucha constante que tiene este trabajo y los modos y estrategias para mantener vivo el interés por la joya artesanal.


En cuanto a la asociación encuentra ventajas para quienes se hagan parte, con ferias artesanales, capacitaciones constantes, cursos para el público en general y los beneficios de ley respaldados por la Junta Nacional de Defensa del Artesano.


Rolando Juca es orfebre desde hace 20 años, su caso es particular ya que con el paso del tiempo también desarrolló el diseño y construcción de equipos para hacer joyería, combina ambas labores que se basan en una labor apasionante para este artesano. Las modas y la entrada de bisutería económica ha sido otro de los cambios que ha visto Juca, menciona la perdida de valor que le da la gente a la joya fina cuando adquieren replicas o prendas de materiales baratos, no deja de lado la satisfacción que siente por los clientes que aún buscan sus joyas.


Juan Orden es maestro en orfebrería desde hace 35 años; sus historias son múltiples cuando recuerda los cambios de adquisición de la materia prima, los modelos de las joyas y su encanto al cumplir los llamados caprichos de sus clientes. “Antes se hacía absolutamente todo a mano, luego empezó la industrialización que nos llenó de desventajas, con grandes producciones en serie ante lo cual el artesano no podía competir. Sin embargo nos adaptamos y nos mantenemos en la lucha. Entre mis técnicas aún mantengo la filigrana, esmaltes al frío y en plata”, afirmó Orden.  Las joyas cuencanas son solicitadas a nivel nacional e internacional

Fuente: http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/137367-la-joyera-a-artesanal-sobrevive/


Share:


Publicado en: