1. Ecuador
  2. Cañar
  3. El Tambo
  4. Vive
  5. Fiestas
  6. Tradicionales

Killa Raymi

​Agradecer a la Tierra por sus frutos, es motivo de una de las fiestas ecuatorianas más memorables. Fecha anual cada 22 de septiembre, Complejo Arqueológico de Coyotor, El Tambo te espera

Fiesta de la Luna

El Tambo en las fiesta del equinoccio de otoño da la más cordial bievenida a todos los visitantes que desean compartir ésta celebración. Esta fiesta se ha promocionado para rescatar las tradiciones ancestrales, que promueven el turismo en Ecuador.

El Killa Raymi o la fiesta de la luna es la fiesta andina de la feminidad y de la siembra, evento que se lleva a cabo cada 22 de Septiembre en el Complejo Arqueológico de Coyoctor. En esa fecha se produce el equinoccio de otoño, momento en que el sol en su movimiento aparentemente la eclíptica pasa por el Ecuador, desde el hemisferio norte - hasta el hemisferio sur.

Esa fecha coincide con el fin de la preparación de suelos e inicio de los cultivos. En esta festividad andina se agradece a la luna y la tierra por su fecundidad, se da gracias a la Pachamama o Madre tierra por recibir la semilla del maíz. Muchos investigadores señalan que un acontecimiento importante era justamente la creencia religiosa y se establecían fechas en su calendario que en un tiempo determinado coincidían con la observación del paso de los astros y de su comportamiento en la siembra.

Fiestas del Tambo

Antes de la llegada de los conquistadores españoles a los Andes, las fiestas eran uno de los componentes fundamentales en la vida y cosmovisión de las sociedades aborígenes. Asociadas con frecuencia al ciclo productivo, en especial a los períodos de siembra y cosecha, las fiestas eran para los nativos, verdaderos ritos de integración del hombre con la naturaleza, de las comunidades entre sí y de las comunidades con sus dioses.

Fiestas del Coyoctor

Para la determinación de los ciclos agrícolas y las fechas especiales de los festejos religiosos, los Incas y las demás etnias del Arca Andina, desarrollaron un calendario anual de 12 meses y 360 días. La fiesta se celebraba en honor de la Reina, esposa del Inca, y de la princesa Luna que era considerada madre de la Reina, con el fin de preservar la salud de la población.