Patricia León, Ciudad Cacau, El Gran Cacao Arriba

El Cacao Arriba es el primer producto vegetal comestible que obtiene la Denominación de Origen en Ecuador. Este es un homenaje a los cacaoteros que día a día trabajan para mantener esta tradición
 
 
 
 

Es que de verdad Ciudad Cacau hace honor a su nombre, es un espacio de más de 200 metros cuadrados llenos de historias de cacao y chocolate, aquí uno puede conversar sobre nuestra pepa de oro y conocer como esta se va convirtiendo poco a poco en uno de los productos que más satisfacción da a nuestro paladar, el chocolate.

Patricia León es nuestra anfitriona, con la cálida hospitalidad y desparpajo guayaquileño, nos brinda una bebida a base de cacao, para asentar el polvo del viaje. Junto a Patricia vamos descubriendo los secretos íntimos de su abuelita que seguramente aprendió de algún viajero, esta receta hecha con el mejor chocolate del mundo, hoy probamos un Salami de Chocolate exquisito.

“Déjame decirte que este es un plato para degustar, lleva almendras y pasas rubias, todo cortado fino”

El olor a mazorcas, pepas cortadas y chocolate recién hecho inundan cada rincón de Ciudad Cacao, entendemos ahora porque esta idea ha tenido tanta acogida en la ciudad porteña entre propios y extraños. Las sorpresas seguían llegando una tras otras y al empezar la tarde junto al rumor de los autos y la brisa, Patricia nos permite ver otra vista de Ciudad Cacao.

“Yo vengo del Cacao, soy artista plástica, empecé como artista muy niña y para mí fue fundamental el experimentar esa primera sensación que me dio el cacao. Pinto con la baba del cacao porque desde muy pequeña observé las manchas sobre las telas, las toldas, los mismos sacos del cacao, entonces de pequeña pregunte porque esos animales estaban ahí sellados, entonces mi mama, que era una persona amante del arte, me explicó cuáles eran los caballitos que yo veía. Ahora entiendo que  es la parte de mi abstracción y pude seguir exponiendo mi obra, de experimentación primero y luego ustedes verán que aquí tengo todo un trabajo que lo he ido trabajando en un espacio de 7 años aproximadamente. El cacao nacional para mí ha sido la experiencia más sincera, honesta y alegre”

“Cuando tu abres una mazorca me parece que esa fragancia floral es importantísima yo creo que está grabada en uno.

“A mí me gusta por ejemplo, el cuerpo de Esmeraldas y lo floral de Manabí, me parece que tiene una especial riqueza, incluso parece que tiene un poco de coco, pero eso lo estoy sintiendo yo, no sé si en realidad si hay más catadores o gente especializada que pueda determinarlo, creo que cada uno tiene un aporte especial”

“Entonces es una memoria que queda, que queda grabado en las sensaciones órgano eléctricas y para mí eso es el cacao".

Compartir: