Ecuador y sus sabores únicos

La cocina es experimentar, aventurarse a preparar y saborear productos que cuando actúan en pareja deleitan al paladar. Sabor, color, aroma y textura encuentras en la comida ecuatoriana.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

Al hablar de sabores viene a la mente lo dulce y salado, que se fusionan en un plato para hacerlo mágico frente a tus ojos y a que al probarlo te transporta a lugares llenos de color. Ecuador, por su ubicación geográfica, su variedad de clima y sus productos propios tiene una combinación única que te deleita.

Según el Mapa Gastronómico del Ecuador, con edición 2018, el Ministerio de Turismo, la Asociación de Chefs del Ecuador, el Ministerio de Cultura y Patrimonio y el Congope, confirman que las 24 provincias tienen lo suyo. Entre los productos destacados está el maíz, que se lo consume en todas las regiones, se lo cultiva en casi todo el país y hay registros de mazorcas de más de 7 mil años de antigüedad. También sobresale el banano, que se produce todo el año, con un sabor dulce, intenso y perfumado.

Somos el primer productor de cacao fino de aroma del mundo, su consumo está presente desde hace 5.500 años. En cuanto al café, producto también reconocido a nivel mundial, se destaca su cuerpo, perfume y calidad. En el Mapa Gastroómico también tienen un lugar especial el camarón, la papa y la quinua. Siente Tame Magazine te lleva a un recorrido por el mundo del sabor. Conoce sobre el achiote, quinua, maracuyá, Francisco Larco y Patricio Granja, dos chefs profesionales, nos hablan de estas delicias.

Verde que te quiero verde

El plátano verde es un invitado importante en la mesa ecuatoriana, muy versátil y con una textura especial que lo hace indispensable en la gastronomía de la Costa. Ayuda a espesar las comidas, puedes obtener harina, freírlo, asarlo, hervirlo u hornearlo. Chifles, patacones, caldo de bolas, cazuelas de mariscos, bolones... Seguro se te hace agua la boca.

Al secarlo y molerlo se obtiene su harina, con esta prepares coladas de dulce, pasteles, cupcakes, panqueques. Ideal pare las personas que no toleran el gluten. Los chifles sumergidos en cacao lino de aroma son un postre especial. El banano, en todas sus presentaciones nos identifica, es un producto de exportación desde inicios del siglo XX.

El café para las ensaladas

Llegó desde Etiopia con aroma, sabor y versatilidad. No solo lo bebes caliente, va muy bien con el cerdo y con el polio, como salsa con cerveza negro. O la salsa agridulce, a base de caramelo y mantequilla.

Para las ensaladas, aceite de ajonjolí, aguacate o maíz; vinagre o limón y café. Con su cascara puedes hacer infusiones y con sus semillas darle color y sabor al hervir la leche. Hay helados y coulis (salsa dulce y espesa coma almíbar), que sirve para acompañar postres y frutas. O la salsa toffee (azúcar, caramelo, crema de leche y aromatizada con café).

El chocolate es amigo del ají

Es originario de Sudamérica y muy reconocido por su aroma, sabor y textura. Se lo puede combinar con recetas de sal o de dulce. ¿Has probado chocolate con ají? Una delicia. Se seca el ají y se muele para realizar una infusión de chocolate con leche o agua y obtienes un sabor picante que te encantará. Otra combinación perfecta es la del chocolate con vino hervido y un plato novedoso es el chocolate, que lo consigues al mezclarlo con mochica. Además, hay una infinidad de postres en donde su sabor marca la diferencia.

La cobertura blanca del cacao -mucílago- sirve para elaborar vinagretas o preparar fríos jugos. También puedes enamorarte del pescado con mucilago y hacer salsas con la manteca de cacao, que son más saludables porque no requieren de mantequilla o crema de leche. Es recomendable para este tipo de platillos usar chocolate con 75% o 100% de contenido de cacao.

La fruta de la pasión

Si piensas que se la conoce así porque es afrodisíaca, estás equivocado. Es de la familia de las pasifloras y si observes con atención en su flor puedes divisor la imagen de la Pasión de Cristo. Tiene aroma, color y sabor cítrico. Hay amarillos, rojos y anaranjados, es originario de Asia.

Puedes aprovechar sus cualidades para obtener vinagre para tus ensaladas o reemplazar al limón al preparar un ceviche o chimichurri pare tus asados. Hace buena pareja con los mariscos, camarón, pulpo, albacora y langosta. Es perfecto pare combinarlo con jengibre, hierbaluisa, cedrón o canelo. Para endulzar to boca hay batido con leche, helado, crema inglesa, licor, mousse, cupcakes. Combínelo con crema de leche y azúcar, y obtén un frosting.

El aguacate con leche y azúcar

Es versátil con aroma herbal, conquista al chef por su sabor y textura. Es originario de Sudamérica y se preparan platos pare los amantes de la sal y del azocar; tiene vitaminas, grasa, omega 3 y proteínas. Te invito a probar el ceviche Jipijapa que lleva maní, la crema o la sopa fría con tomatos verdes, muy similar al gazpacho español.

Si lo asas cuando no esté muy suave es una delicia o si lo aplastas y le pones limón es ideal pare tus bocaditos. Arriésgate y cómelo dulce; los amantes de la cocina preparan mousse, dicen que es más saludable, porque gracias a su textura no es necesario utilizar mucha crema.

El achiote pinta las sopas y los dulces

Originario de Sudamérica, que da color, textura, sabor especial y aroma a tus platos; es el principal aliado de la gastronómico de Ecuador. Su aroma es clásico y nos identifica. Es el ingrediente perfecto pare hacer el refrito, al juntarlo con cebolla, ajo, comino y sol. No puede faltar en las recetas de la Costa, en platos con mariscos, en el locro quiteño, en el mote cuencano, en las sopas.

Y, ¿creerías que juega un papel importante en la repostería? Pues sí. Es ideal para dar un color amarillento a un helado de hierbaluisa; al hacer una infusión con leche y sus semillas se obtiene un colorante natural pare los postres. Los bombones también pueden tener tonalidad si se mezclan sus semillas con manteca de cacao.

Fuente: Revista Siente

Compartir: