Los refugios del Guayas

Haciendas, bosques, islas: la provincia del Guayas nos ofrece una amplía gama de alternativas turísticas por descubrir.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

La inmensidad de Guayas puede calcularse por el espacio geográfico que ocupa, pero más revelador resulta recorrer sus caminos y admirar sus haciendas, explorar sus islas, conversar con su gente, probar su gastronomía, en fin, darnos cuenta de que su esplendor se manifiesta en un sinnúmero de poblados y maravillas naturales.

Si bien Guayaquil se ha constituido como uno de los referentes turísticos más importantes del Ecuador, también puede ser un punto de partida para explorar otros sitios aledaños que se alejan de lo urbano y nos permiten ver de qué está hecho el litoral ecuatoriano. Hemos encontrado, por ejemplo, varias haciendas donde se revive el pasado agrario de la provincia. Conocerlas de cerca nos lleva a entender el impacto que tuvieron y han tenido en la historia del país los grandes cultivos de cacao, banano, entre otros productos.

También nos hemos topado con rutas naturales muy diversas. Ríos, bosques secos, mangles, que permiten a sus visitantes apreciar los ecosistemas únicos de la región. La gastronomía de la Costa, que proviene tanto del mar como de su tierra fértil, se sintetiza en diversos pueblos que han sabido capturar a través de los años los mejores sabores. Además, Guayas es un lugar ideal para bañarse, ya sea en los balnearios de agua dulce o en sus diversas playas, algunas bastante conocidas y en constante expansión y otras más silenciosas y serenas. Prepárese a disfrutar con algunas de las actividades más interesantes de la provincia.

Haciendas

Las haciendas están indiscutiblemente ligadas a la historia de la provincia del Guayas. Desde la colonia, la tierra fue tanto en la Sierra como en la Costa símbolo de poder y riqueza. Un ejemplo de hacienda cacaotera que permite conocer la cultura y los protagonistas del sector es la Hacienda Rosa Herminia, ubicada en el cantón Colimes. En ella es posible recorrer las plantaciones de cacao y ser parte de todo el proceso que envuelve su producción a nivel agrícola. Algunas haciendas del cantón Naranjal se caracterizan por estar junto a las Estribaciones de Molleturo.

Por ello se percibe en ellas un clima más templado, y la presencia de una fauna y flora subtropical. Un ejemplo de hacienda en este sector es la Hacienda Jambelf, cuyo distintivo principales su Centro de Rescate de Animales Fundación Jambelí, que cuida y mantiene especies endémicas. En Bucay también se han desarrollado varias haciendas que proponen un turismo campestre y de aventura. Ese es el caso de Mundo San Rafael, que propone un turismo con todas las comodidades pero en un entorno natural.

Balnearios

La provincia de Guayas también se caracteriza por ser irrigada por fuentes hídricas que descienden de los Andes. Uno de los sitios que evidencian esta riqueza son las 7 cascadas del cerro del Aya. Cada una de ellas presenta un escenario único, y el reto es llegar a todas ellas. Aunque no muchos la conocen, existe una comunidad shuar que migró a la Costa desde la Amazonía, y se estableció a 45 minutos de Naranjal. Ellos administran un conjunto de termas a las que se atribuye propiedades medicinales. En el sitio también podrá aproximarse a su gastronomía (ayampaco de pescado, de guanta o res) u otros platos tradicionales de la Costa.

Pero no nos olvidemos de que Guayas tiene una serie de hermosas playas que valen la pena visitar. General Villamil, más conocida como Playas, es uno de los balnearios más extensos del Ecuador, y poco a poco ha diversificado su oferta turística. Para quienes disfrutan más de las playas solitarias, este puede ser un interesante punto de partida. Puerto Engabao, por ejemplo, es un refugio de surfistas que aman la naturaleza. También recomendamos visitar el Arenal y Data de Villamil.

Los Poblados

El clima de la Costa no solo se percibe en el ambiente, sino también en su gente. Los pueblos guayasenses son muy variados, dependiendo de su localización. Uno de los eventos más importantes del litoral es el Rodeo montubio, que se desarrolla en la capital del pueblo montubio, Salitre, y convoca a vaqueros y campesinos de distintas zonas rurales de la región. Se lo celebra el 26 de mayo y el 12 de octubre. El aislamiento que sufrió hasta hace poco Colimes permitió que ese pueblo se desarrolle de una manera diferente, conservando una arquitectura de principios de siglo XX.

Durán, la ciudad vecina de Guayaquil, prácticamente forma parte de ella. Este poblado tiene un pie en el mundo citadino y otro en el agro. Muestra de ello es la emblemática Feria de Durán, que año a año convoca a una infinidad de visitantes, y se compone a partir de una feria comercial con espectáculos de gran nivel y una feria de producción agropecuaria.

Flora y fauna

En Guayas todavía quedan numerosos sitios por explorar donde la naturaleza nos evidencia una riqueza múltiple y variada. Uno de estos sitios especiales es la Reserva Ecológica de Manglares Churute. En ella es posible evidenciar varios tipos de ecosistemas: manglares, estuarios y las zonas húmeda y seca. Existen diversos senderos dependiendo del interés de cada persona. Para los amantes de las especies marinas es imprescindible visitar Puerto El Morro, a 11 km de General Villamil. Allí lo recibirán varias embarcaciones para un paseo tranquilo y agradable hacia la Isla de los pájaros.

Quizás el evento más conmovedor del paseo es ver a los delfines nariz de botella saludar a los visitantes. Otro de los numerosos sitios naturales que valen la pena conocer dentro de la provincia es el Bosque de la Esperanza, en Bucay. Se trata de una gran extensión de bosque secundario con remanentes de bosque primario.

  • Fuente: Revista Abordo