Fiestas de San Jacinto de Yaguachi

Otra tradición heredada fue la de los castillos y juegos pirotécnicos de la colonia china, que alegran a cientos de turistas y que no pueden faltar en cada fiesta patronal.
 
 
 
 

Desde 1874 el ferrocarril transformo notablemente a Yaguachi y a los pueblos por donde pasaba la línea férrea. Esas toneladas de acero humeante y rodante despertaron la actividad comercial, ya que Yaguachi se convirtió en el puerto de enlace a donde llegaban embarcaciones con productos traídos especialmente de Europa y transportaban esa carga hacia el tren para llevarlo al interior del país y viceversa.

Este movimiento comercial atrajo a migrante de origen asiático que conformó la “Colonia China de Yaguachi” produciéndose una mezcla excepcional de costumbres y tradiciones. A ellos se les debe la pirotecnia que cada mes de agosto ilumina nuestros cielos.

Fueron ellos los que por primera vez en esos lejanos años trajeron un pequeño arbusto de origen oriental llamado ficus el cual es parte de las 800 especies de la familia a la que pertenece la higuera, que según los relatos del budismo, fue a la sombra de ese árbol en la que Buda alcanzó la iluminación en el siglo sexto antes de Cristo.

El pequeño ficus atravesó el océano hacia el nuevo continente, sus raíces fueron sepultadas a la orilla del rio Yaguachi y desde allí ha contemplado el ir y venir de nuevas generaciones, siendo mudo testigo del crecimiento y transformación de este histórico lugar.




Publicado en:

Compartir: