Orozco Tola

Si estás de visita por la provincia de Imbabura, debes conocer Orozco Tola un lugar con mucha historia y belleza.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Orozco Tola, es la más grande del complejo arqueológico Andrade Marín en Imbabura.
  • La ausencia de suficientes estudios puede deberse a que en la plataforma superior se asienta el cementerio actual, con una antigüedad o tradición no muy definida; el hecho habría imposibilitado realizar trabajos de prospección arqueológica, pero también puede hacer pensar en la tradición de uso funerario y sagrado de la Orozco Tola, desde tiempos prehispánicos.
  • En relación a las tolas hemisféricas de grandes dimensiones como es la Orozco Tola, resultado de investigaciones, se ha podido hallar enterramientos en los costados de esta y que probablemente se siguió acumulando tierra con cada enterramiento, es decir, que una tola podría ser la sepultura milenaria de toda una dinastía de caciques.

Una de las Tolas rectangulares más espectaculares de Imbabura es la “Orozcotola”, de grandes dimensiones: 150 x 120 m. en la base; 95 x 75 m. en la plataforma y 40 m. de altura. Forma parte de un complejo con seis tolas más, cuatro cuadrangulares y dos hemisféricas. Por su tamaño, a más de ser base de vivienda de un cacique, fue también un centro ceremonial regional; en sus contornos se han ubicado cerámica de estilo Piartal (Pastos) y Cosanga, originaria de la Ceja de Montaña Oriental, lo que podría indicar que a determinados ritos y ceremonias se invitó a personajes de otras etnias o que por intercambio se utilizaron vasijas de etnias vecinas.

Por la presencia de un complejo de grandes montículos, probablemente fue la sede administrativa de un cacicazgo, que en la época de la invasión incaica ofreció tenaz resistencia, tanto que en el enfrentamiento cayó herido Huayna Capac. Hay la tradición de que en la Orozcotola está enterrado Cacha, un posible cacique originario del Chimborazo, quien con su ejército venía retrocediendo ante el avance del ejército incaico hasta sucumbir en una batalla en Tontaquí.

Después de la invasión española, las autoridades religiosas y políticas decidieron situar en su cúspide el cementerio católico de la población. Desgraciadamente, en el año 2009 la sección oriental de este montículo fue destruida hasta la base. Por efectos de ser cementerio de la población, también se ha modificado el costado sur para construir una rampa de acceso a la cima, esta última tiene en su perímetro un cerramiento de tapial.


Compartir:


Publicado en: