Historia de la parroquia Vacas Galindo

Conoce más de Vacas Galindo que lleva su nombre en homenaje al religioso, ilustre e historiador de nuestro país, fray Vacas Galindo, parroquia creada desde el 25 de mayo de 1938.
 
 
 
 

El primer dueño de las tierras en las que hoy se encuentra la parroquia vacas Galindo era Gabriel Ordóñez. Luego Rafael Varela, Reynaldo Granda, Julio Buitrón, Segundo Herrera y finalmente la familia Dueñas, sus herederos: Alfonso, Abraham, Carlos, Zoila y Mariana fueron los últimos propietarios antes de que se convirtiera en parroquia, asegura una de las moradoras más antiguas de lugar: la señora Blanca Gómez.

Fue Heliodoro de la Torre, que se enemisto con la familia Dueñas por un lío de peones, quien encabezó la propuesta de desapropiar los terrenos a sus enemigos, para construir el pueblo.

La proposición tuvo acogida en una reunión campestre celebrada el domingo 25 de mayo de 1938 donde, además se organizó una Junta que se denominó “Unión 25 de Mayo” pro-parroquialización. Estaba conformada por: Luis Bedón Gudiño como presidente; Pedro Gómez como vicepresidente; Ricardo Montalvo primer vocal; Hermel Garcés segundo vocal y tercer vocal Segundo Sánchez; como secretario actuó el señor Roque Andrade.

También asistieron Luis Edgar, Abraham Bastidas, Miguel Gómez, Juan Villagrán, Gustavo Dueñas, Antonio Gómez, Ramón Chimarro, Segundo Astudillo, César Garcés, Pedro Astudillo, Antonio Troya, José Gómez, Manuel Lara, Tobías Rea, José Villagrán, Elías Díaz, Carlos Sánchez, Gonzalo Gómez, Julio Vera y José Vera.

La junta resolvió como primera meta organizar una comisión para que se dirigiera al Consejo de Cotacachi para solicitar el ascenso y creación de la parroquia de lo que hasta entonces se llamaba Hacienda San Miguel.

Los trámites de desarrollo duraron varios meses pero, finalmente se logró el objetivo. La familia afectada recibió 7000 sucres por este concepto.

Cumplido este trámite el Consejo procedió a la creación de la parroquia bautizandola con el nombre de “Vacas Galindo” en homenaje al religioso, ilustre e historiador de nuestro país.

Paralelamente, el presidente del Consejo Carlos Guzmán, designó a un ingeniero de apellido Bueno para que realizará la delineación del camino que conduce desde “El Baratillo” hasta el centro poblado, a tres kilómetros de distancia.

El desapropio contemplaba varias hectáreas de terreno para el pueblo, hasta un sector denominado “La Palma”, pero dicen que el señor César Garcés (fallecido), en contuberrnio con miembros del Municipio, se apropió de una buena parte de esa propiedad, diezmando considerablemente la extensión de la parroquia.

Don Alfonso Recalde, quien vivió más de 60 años en el pueblo, recuerda que arrendó al Concejo Municipal las 25 hectáreas en 300 sucres anuales, por 3 años. Después el Municipio de Cotacachi procedió a la venta de lotes de 15 metros de frente por 30 de fondo, a 20centavos el metro cuadrado. Las primeras personas que habitaron lo que hoy es Vacas Galindo son: Alfonso Dueñas, César Garcés, Alfonso Recalde, Pedro Gómez y Ricardo Montalvo.

Casi a finales de los 40, don Alfonso Recalde puso la primera tienda de Vacas Galindo, junto a dónde hoy está la iglesia. Vendía: arroz, azúcar, ollas, ropa -camisas marca don Juan-, zapatos y todo lo que podía llevar desde Otavalo a lomo de mula, mercaderían que transportaban los arrieros de ese tiempo, cuando se hacía por lo menos dos días de camino.

Dice don Gonzalo Gómez uno de los hombres más antiguos del pueblo, que la primera casa fue hecha por el señor César Garcés, luego construyó Jorge Garcés y Maximiliano Recalde eran las únicas casas de alto (dos pisos) que existían. Aunque Don Alfonso Recalde dice que “había una sola casita en donde hoy se levanta la parroquia, las demás eran distantes. _ "Yo soy el fundador legalmente de Vacas Galindo. Yo compré dos manzanas cada una de 8 pisos, más dos hectáreas de terreno".

La iglesia de Vacas Galindo

Las imágenes fueron esculpidas por iniciativa de Justo Mina y Alfonso Recalde. Fueron talladas por Juvenal Cárdenas en el Ejido de Cotacachi en 1958, todas en madera de nogal. Por el crucifijo crucifijo, don Justo pago 1200 sucres, Don Alfonso canceló 800 sucres por la virgen, y el San Juan, que costó 800 sucres, fue pagado por el pueblo cuando el diario no pasaba de 3 sucres.

Fueron trasladadas en carro hasta el sector denominado “Machetes” (hoy a una hora de viaje desde Otavalo), luego al hombro hasta Vacas Galindo. Recuerda, Don justo que mandó a construir unos cajones, una especie de jaula, para poder transportarlas.

La primera misa, en Vacas Galindo, con estas imágenes, la celebró el padre Emiliano Acosta, párroco de Plaza Gutiérrez, parroquia aledaña.La primera fiesta de Semana Santa, ya con el calvario completo, fue posible en 1959.

Desde esa fecha excepto, por un par de años. Don Justo Mina ha organizado esta celebración hasta cerca del 2005.

Según Alfonso Recalde la iglesia había sido construida a mediados de los años 1940 a 1945, de tapiales y paja. Los trabajos fueron realizados a base de mingas. En la década de los 90 fue remodelada.

La escuela de Vacas Galindo

Según un documento proporcionado por la escuela, el 25 de julio de 1919 fue construida la primera casa para la escuela en el sector denominado “El Churo” fabricada en bareque y paja. El primer profesor fue Manuel Chavarría, en principio pagado por los padres de familia y luego por el Consejo Municipal de Cotacachi. Posteriormente vino al profesor Jorge Proaño.

Pero Blanca Gómez dice que su papá, Pedro Gómez Villagrán, fue quien llevó al primer profesor, en 1927 quien impartía las clases en su casa. Asistían unos 15 niños. En todo caso en 1945 se consiguió la fiscalización de la escuela, siendo el primer profesor fiscal Luis Quilumba. También se definió el nombre de Escuela Fiscal Mixta “Gabriel García Moreno” en honor al ex-presidente de la República. Años más tarde se construyó una aula en el casco urbano fabricada de madera labrada y cubierta de teja. En 1970 se construyeron 2 aulas más con mejores materiales de bloque y cubierta de ardex. En los últimos tiempos se ha mejorado la infraestructura de esta escuela con el apoyo de la Fundación Ayuda en Acción.

Compartir: