Parroquia 27 de Abril

Turismo de la Parroquia 27 de Abril
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

Esta próspera parroquia 27 de Abril – La Naranja se ubica en el cantón Espíndola, en el sur oriente de la Provincia de Loja, como un joyel que guarda los más valiosos tesoros culturales, engrandecida por la riqueza de los cultivos que proporcionan un alto reglón de mejoramiento ecónomico.

La industria turística en la actualidad marca un alto índice de entradas económicas para fortalecer el desarrollo de los pueblos, actividad que ocupa un amplio horizonte en la dedicación turística en todas las provincias del Ecuador, mismas que sirven a los extranjeros que llegan de otras naciones así como también compatriotas ecuatorianos que gustan disfrutar de sus vacaciones conociendo primero el Ecuador y sus provincias en todos sus rincones patrios.

De acuerdo al turismo de la parroquia 27 de Abril no se ha quedado atrás, siempre ha buscado lugares de recreación como es el balneario natural en los ríos grandes quebradas de agua cristalinas, existen cerros llamativos en algunos de los cuales han encontrado muestras de curiosa arqueología se trata de objetivos lícitos y figurillas petrificadas.

A este tipo de turismo se suma algunas tradiciones y costumbres de juntamente con el folclor hacen de esta parroquia un gran emporio cultural, destinguiéndose el folclor ergológico en donde se presentan diversos platos cuya alimentación agrada a visitantes y personas del propio lugar, tal es el caso del 25 de mayo en las fiestas parroquiales luego de la sesión solemne esta parroquia hace gala de su manifestación folclórica y se ofrecen a los asistentes e invitados provinciales y nacionales una gastronomía apetitosa, demostrando que en La Naranja y en sus barrios hay grandes representantes gastronómicos.

El 29 de junio de cada año se celebran las festividades en honor al Patrono de la Parroquia, San Pedro Apóstol. De igual manera, en la feria comercial religiosa del 22 de agosto en honor a la Patrona de la Parroquia, la Reina del Cisne, existe una gran concentración masiva, tanto de romeriantes como también de comerciantes que traen sus productos de diversos cantones, de los barrios aledaños, así como del norte peruano; dicho intercambio comercial y por la gran cantidad de asistentes a esta fiesta, la parroquia 27 de Abril tomo este acto como un actitud turística más.