Amorfinos de parejas y contrapunto

!Qué nadie se quede callado! Los amorfinos en la costa del Ecuador, son de ida y vuelta. Conoce aquí 17 contrapuntos entre hombres y mujeres.
 
 
 
 

Amorfino 1

Mujer:
Yo soy rica como el coco
sabrosa como el encocao
el hombre que a mí me prueba
si no queda loco queda desmayao

Hombre:
Yo soy la concha de coco
y también la de raspar
yo soy el marido tuyo
y también de tu mamá

Amorfino 2

Mujer:
Yo soy la pólvora negra
revuelta con dinamita
cuando te metes en mi cama
lo que encuentro es una mechita

Hombre:
Yo soy la pólvora negra
revuelta con dinamita
me quito el maldito nombre
si no hago abuela a tu mamita

Amorfino 3

Mujer:
Allá arriba de esa loma
hay un palo de tamaré
quítate ese calzoncillo
que lo cargas más de un mes

Hombre:
Allá arriba de esa loma
suspiraba una lechona
y en un suspiro decía
anda péinate machona

Amorfino 4

Mujer:
Yo soy rica como el coco
sabrosa como el maní
de rodillas tendrás que venir
por esta que tengo aquí

Hombre:
Tú dices que te vas a ir
picante como la pimienta
tú tienes que regresar
por este que te alimenta

Amorfino 5

Hombre:
Yo soy el tigre pintado
de las pintas menuditas
yo soy el que me enamoro
de las mujeres bonitas

Mujer:
Si quieres salir conmigo
anda báñate en el Chimborazo
para que no digan mis amigas
que apestas a gallinazo

Amorfino 6

Mujer:
Usted para quererme a mí, 
ha de contar con dinero, 
que gallo de pocas plumas,
yo no quiero en mi gallinero. 

Hombre:

Yo no tengo plata, 
ni tengo un coche, 
pero tengo un juguetito, 
para que juegues toda la noche

Mujer:
Yo no tengo plata, 
ni tengo casa de teja, 
pero tengo una cosita, 
que casi muerto te deja

Amorfino 7

Hombre:
Señorita yo soy pobre,
pobre pero generoso
como un hueso pelao,
pelao pero sabroso;

Mujer:
Estos mocitos de ahora
tienen muchas pretensiones
y no saben todavía
amarrarse los calzones;

Hombre:
Yo los tengo bien fajaos
con una tira e beta
pa ́ que sirvan de respeto
a toda mujer coqueta.

Mujer:
Coquetas son aquellas
que dan el brazo a torcer
yo no soy de las que gasta
pólvora en gallinazo.

Hombre:
Yo tampoco gasto pólvora
en un pájaro tiznao,
pues solo una Mariposa
va cazando al Colorao.

Mujer:
Colorao son los mameyes
cuando están recién cogidos
pero de ciento no hay uno
que no salga empedernido.

Hombre:
Empedernidas hay muchas
que andan torciendo el hocico
pero si el galán se ajuye
lloran a moco tendido.

Mujer:
Yo soy una Magdalena
y me dicen la llorona
pero lloro por los ¿(/#/(%$
cuando pico la cebolla.

Hombre:
Yo no sé picar cebolla
pero juro por la cruz
que tu ropita y la mía
las guardará mi baúl.

Mujer:
Juro yo por San Jacinto
que antes de hacer tal locura
he de ver volar un buey
y acabar la dictadura.

Hombre:
Desde que te vi venir
le dije a mi corazón
que bonita piedrecita
pa ́ pegarme un tropezón.

Mujer:
Si quieres que yo te quiera
sahúmate con romero
para que se te quite el mal bajo
de tus amores primeros.

Amorfino 8

Hombre:
Si pluma de oro tuviera
papel de plata comprara
para escribirte una carta
que un ángel te la llevara

Mujer:
No quiero cosas con dueño,
cosas que se van mañana,
quiero cosas que me duren,
años, meses y semanas

Amorfino 9

Hombre:
Soy montubio amorfinero
de la hacienda Clementina
y soy el gallo que canta
a toditas las gallinas.

Mujer:
Yo soy la niña Engracia,
de la haciendo Buen Reposo
el hombre que a mí me quiera
tendrá que ir paso a paso.

Hombre:
Lo de Engracia te lo creo,
lo demás habrá que ver.
Dios le pido al agua de coco
y de ese coco ya he de beber.

Mujer:
Pues sediento haz de morirte,
a mí nadie me gobierna
cuatro besos en la boca.
y de eso te equivocas.

Amorfino 10

Hombre:
Las mujeres de este tiempo
son como el alacrán;
medio ven a un hombre sin plata,
alzan el rabo y se van.

Mujer:
Yo soy la media naranja,
yo soy la naranja entera.
yo soy un botón de rosas,
pero no para cualquiera

Amorfino 11

Hombre:
Si yo canto el amorfino
no lo hago por afición:
canto porque soy montubio
y lo llevo en el corazón

Mujer:
Ya que tú eres un cantor
que canta con arrebato
ahora quiero que me digas
¿Cuántos pelos tiene un gato?

Hombre:
La pregunta que usted me ha hecho
me deja medio confuso;
los pelos que tiene un gato
son los que Dios le puso.

Mujer:
Cierto que tú eres cantor
Y que cantas a caballo;
Quisiera que tú me digas
¿Cuántas plumas tiene el gallo?

Hombre:
Tú dices que eres poética,
que vives por poesía,
yo quiero que tú me digas
¿Cuántas horas tiene el día?

Amorfino 12

Hombre:
Aunque me veas chiquiquito,
no me creas huevo ´e pato,
porque te vas a encontrar,
con la horma de tu zapato.

Mujer:
No me andes molestando
que no soy puerca parida;
yo no ando por engordar,
sino por pasar la vida.

Hombre:
Quisiera ser el zapato
de ese, tu mullido pie,
para ver de cuando en cuando,
lo que tu zapato ve.

Mujer:
Se me descosió el zapato
¿cómo lo coceré?
con la punta de tu lengua
para que no hables lo que no es

Amorfino 13

Hombre:
Todos los hombres tienen
en el pecho la alegría
y dos cuartas más abajo
el cañón de artillería

Mujer:
Todas las mujeres tienen
en el ombligo un penacho
y dos cuartas más abajo
la fábrica de hacer muchachos

Amorfino 14

Hombre:
Ya salió la gallina
para ponerse a cacarear
usted cierra el pico
y súbase a cocinar

Mujer:
Si a cocinar me has mandao
que no me quiere ver
por qué yo soy la Vicenta 
una bravía mujer

Amorfino 15

Hombre:
Bravio es el tigre
que se pasea por la montaña
y yo no le tengo miedo 
a una gatita de tu talla

Mujer:
Este porte que yo tengo
es el que dios me ha dao
pero con este cuerpecito
algunos se han desmayado

Hombre:
Desmayarme yo  imposible
yo estoy bien alimentado
en cuestiones de amorio
soy el mas recomendao

Amorfino 16

Mujer:
Chiquirringo no te 
hagas despreciar
mejor dile a tu madre 
que te acabe de criar

Hombre:
Mi padre me lo dijo
a modo de ensalada
si no me crías tu
que me críe una casada

Mujer:
Yo no quiero un hombre
que no sepa su deber
yo quiera un hombre que sepa
mantener a una mujer.

Amorfino 17

Hombre:
Abre mi pecho y registra
hasta el ultimo rincón
y verás que a ti solita
te tengo en mi corazón

Mujer:
Ese verso si me ha gustado
cantado con yapa y pesuña
yo me voy contigo
aunque mi madre me clave las uñas

Compartir: