Avistamiento de Ballenas Jorobadas Puerto López

Desde el muelle de Puerto López, en la provincia de Manabí, los turistas zarpan hacia altamar a bordo de embarcaciones con la ilusión de observar de cerca a las “afamadas” ballenas jorobadas que vienen a “enamorarse”
 
 
 
 

Una travesía que termina en una danza de amor en Ecuador

La primera vez que la observé mi corazón empezó a latir desaforadamente. Era una mezcla de alegría y adrenalina. La enorme ballena estaba a menos de 10 metros de distancia de nuestro yate y se veía claramente gracias al agua cristalina del mar de Puerto López, al sur de Manabí.

El gigante cetáceo ni siquiera se inmutó con nuestra presencia. Pasó sigilosamente debajo de la nave y a los pocos segundos salió al otro lado. Allí empezó la aventura: Emergió de la profundidad del mar lanzando un potente chorro de agua  y luego saltó. Salió casi totalmente del agua para que pudiéramos maravillarnos de su imponente presencia en el Océano. Mis demás compañeros solo atinaban palabras, sin poder cerrar la boca, ni los ojos.

En ese instante comprobé lo que minutos antes me había dicho el guía: que nos acompañaban “las ballenas jorobadas miden más de 12 metros de largo y pueden pesar hasta 40 toneladas”. Un animal fabuloso, una maravilla de la naturaleza a escasos metros de mi presencia.

Son animales totalmente tranquilos. Mi cámara no cesaba de hacer clic para fotografiarla en cada segundo fuera del agua. Luego emergió otra ballena un poco más pequeña, pero que hacía sentir su presencia con agudos sonidos guturales que no daban miedo, sino que fascinaban por el ritmo con que lo hacía.

Allí el guía nos volvió a explicar. Son danzas de apareamiento, pues resulta que estos enormes animales son tan enamoradizos como el hombre. Y es que salir a la superficie, lanzar agua, moverse y hasta emitir sonidos tiene el único objetivo de cortejar a una ballena hembra. En realidad viajan más de 7.500 kilómetros, desde la fría Antártida hasta Puerto López en Ecuador, con el objetivo de aparearse y alumbrar en estas cálidas aguas que para ellas constituyen una bañera caliente de la cual disfrutan durante tres meses.

Aquí los enormes cetáceos con su ciclo de vida y maravillan a turistas, científicos y en definitiva a todo aquel que se embarca en la aventura de ir a observarlas tan de cerca.

Hay quienes no solo que las fotografían. Algunos nos emocionamos más y podemos incluso apadrinar una ballena. Yo soy la madrina de Antonia, una de las más jóvenes de la manada, así me explicó un experto quien asegura poder identificarla ya que todos estos cetáceos tiene una huella en la cola que permite saber de quienes se trata.

Desde junio hasta septiembre Puerto López y otras zonas de la Costa ecuatoriana se llenan de vida, gracias a estos gigantezcos cetáceos. Cámaras de fotos de videos y de fotografías, perennizan sus momentos. De mi parte alisto maleta, equipo y mucha adrenalina para ir en busca de mí ahijada Antonia en esta temporada que está a punto de iniciar.

Reproducción de Ballenas Jorobadas

Como hacen en cada temporada otros cientos de personas, Holger Dueñas llegó desde el norte de Guayaquil en compañía de su esposa y una amiga para observar por primera vez a los cetáceos. "Me parece espectacular, es algo maravilloso, tuvimos la oportunidad de verlas saltar en dos ocasiones’", comentó emocionado a Andes.

Según Julio Pin Córdova, guía naturalista del parque Nacional Machalilla, desde finales del mes de mayo de cada año empieza la afluencia de las ballenas a aguas ecuatorianas.

"Primero llegan los jóvenes, luego llegan los machos seguidos por las hembra,  para finalmente llegar las preñadas; como ya sabemos aquí se aparean,  por eso observamos cortejo y romance, luego regresan para parir sus crías", describió.

Puerto López es un escenario privilegiado para el avistamiento de ballenas  jorobadas que luego de viajar 7.000 kilómetros desde la Antártida llegan para protagonizar un espectáculo único  que convoca a miles de turistas nacionales y extranjeros.

La previa de este concurrido espectáculo se dio la con la llegada de un grupo de ciclistas que recorrieron 910 kilómetros desde Archidona, en la provincia de Napo, promocionando el festival y otros encantos turísticos del cantón manabita.

Turistas y pobladores se concentraron en la calle del malecón para observar un pregón que prepararon algunas escuelas, donde carteles, bailes y la participación de los niños fue el principal atractivo de la tarde.

Puerto López cuenta con una capacidad de 2.200 camas promediadas en 80 hoteles alrededor del cantón.

Mercy Bazurto, propietaria de Tuzco lodge y representante del sector hotelero, resalta que además de las ballenas Puerto López ofrece un sinnúmero de atractivos que hacen que el turista regrese, entre estos la playa los Frailes, la comuna agua blanca con un museo in situ, lagunas con agua azufrada, senderos ecológicos.

La comuna Salango con un museo arqueológico y una parcela marina donde se puede apreciar peces de colores y otras variedades que ofrece la fauna marina.

Con la regulación por parte de los ministerios del Ambiente y Turismo,  para este evento se cuenta con 33 operadoras legalmente autorizadas, con un valor de 25 a 30 dólares se puede acceder al paquete de avistamiento de ballenas que incluye el recorrido con un máximo de tres horas, un refrigerio y una visita a la isla de Salango.

En horarios de 09:00 a 12:00 o de 13:00 a 16:00. Además de los tours para el avistamiento de las ballenas, las operadoras promocionan la visita a la isla de la Plata al valor de $45 con una duración de 4 a 5 horas además de poder observar las ballenas.


Compartir:


Publicado en: