Balsas

Balsas es un pueblo chiquito, donde la Naturaleza se hace verdaderamente grande, y los nativos extienden los brazos cálidamente.
 
 
 
 

Balsas debe su nombre a la gran presencia de árboles del mismo nombre. Se identifica como un pequeño cantón eminentemente avícola, aunque tiene áreas naturales de extraordinaria belleza. De hecho, su población es conocida también como la ciudad vergel del Ecuador (por su variada y exuberante flora)

Las particulares condiciones climáticas lo convierten en un sitio de concentración de una gran variedad de especies faunísticas y de intercambio genético en la cuenca del río Puyango. Entre ellos se encuentran: guantas, sajinos, monos y culebras. La mayoría de ellas están en extinción, lo que hace de este paradisiaco lugar, un ecosistema muy sensible.

Con una agradable temperatura durante todo el año, Balsas está rodeada de abundante vegetación donde son abundantes los cafetales y frutales. También es posible disfrutar de la fresca temperatura a la sombra de robles y canelos.

La amabilidad de su gente hacen de este pueblo un lugar muy acogedor, donde en días festivos, los lugareños se concentran en el parque central y la iglesia “Viva María” para celebrar con todos los que llegan hasta acá.

Poco explorado por su difícil acceso, pero de una belleza natural impresionante, la Cascada de los Dos Puentes está ubicada a pocos minutos de la ciudad. Nace en el corazón mismo de la montaña y se extiende por el terreno formando a su paso varias quebradas, hasta la caída de agua principal.

Alcalde: Tecnólogo Manuel Andrés Pinto Ramírez

Compartir: