1. Ecuador
  2. Tungurahua
  3. Quero
  4. Directorio
  5. Hospedaje
  6. Hacienda turística

Hacienda Hipolongo, Quero

Disfruta del mejor lugar lleno de naturaleza y así disfruta del lugar junto a tus familiares o amigos.

¿Qué debes saber?

  • Es esta hacienda se puede disfrutar de los mejores paisajes andinos. Paseo en tractor, cabalgatas, caminatas, camping, rodeo, actividades de agroturismo.
  • Estamos ubicados en la Comunidad de Mayo a 10 minutos del Centro de Quero hacia el Sur.
  • Todos los días, previa reserva
  • y actividades como cabalgatas, alimentación, hospedaje, turismo rural vivencial
  • Hacienda Hipolongo ¿Cómo llegar?
  • La hacienda tiene varias ofertas para el turismo
    • Los costos varía dependiendo del Servicio
    • Cruz de Mayo: Turismo religioso con historia desde el 3 de mayo de 1734
    • Gastronomía Típica
    • Turismo rural y tener experiencias vivenciales
    • Hospedaje una villa con tres dormitorios con todos los servicios, una cabaña con tres habitaciones. 
    • Cabalgatas 
    • Bosque con pajonales altos
    • Rodeo y corridas de toros
    • Granja
    • Hospedaje
    • Paseo a tractor

Hacienda Hipolongo

Heladio Rivadeneira Pérez, nos narra que esa hacienda data de aproximadamente del año 1.734, fue en principio de los Jesuitas. Así, una cruz de la capilla data con fecha 3 de mayo de 1.734. 

A raíz de la expulsión de los Jesuitas en la instauración de la Real Audiencia de Quito, en el año 1.792 aproximadamente, pasa la hacienda a manos de un hermano de Pedro Vicente Maldonado, un sacerdote llamado Manuel Maldonado. En esas épocas la hacienda tenía una inmensa extensión, se habla de que tuvo unas 16.000 caballerías, es decir era de unas 20.000 hectáreas; y se dedicaba a la producción de lana de borrego, esa es una de las razones por las que en Quero ha sido tradicional la confección de prendas con ese insumo.

En el año de 1.800 pasa a manos de un Sr. Molina, hasta 1.820 a 1.857 no se tiene datos de quién compró la hacienda, pero en 1.857 compró la hacienda su Bisabuelo, Juan Francisco Pérez, a quien, por una simpática anécdota le apodaron como “el taita Dios de Quero”, porque en la escuela de la zona, un cura había hecho la pregunta a los niños ¿Quién es Dios?, a lo que uno de ellos respondió que Dios era el taita Juan Francisco Pérez.

Desde 1.857 la familia Pérez es propietaria de la hacienda, naturalmente con sus respectivas divisiones. En 1.913 fallece Don Juan Francisco Pérez y la zona de “Cruz de mayo” pasa a ser del abuelo de Heladio, quien se llamó Heladio Pérez Freire. Así también, al fallecer su abuelo, se dividió la hacienda en 4 lotes grandes, para sus tíos y su madre. A partir de 1.955, el lote de su madre pasa a pertenecer a la familia Rivadeneira Pérez, quienes hasta la actualidad mantienen la hacienda Hipolongo, que se ha caracterizado por ser papícola, de zanahoria, cebolla, arveja, también producen leche. En el páramo del Igualata tienen un bosque de pino y también un páramo con especies nativas que tratan de que se preserve lo más naturalmente.

Ahora están incursionando en el turismo de hacienda, o de vivencia, como Heladio lo denomina. Con eso desean que el turista venga a convivir con la vida de la hacienda y el campesino. Por ejemplo, si el turista desea aprender cómo se siembra una papa, estará junto con los trabajadores aprendiendo a hacerlo, así también actividades como ordeño, y las demás actividades que se realizan en una hacienda.

La Cruz dicen que es muy milagrosa, en la base tiene una inscripción en letras góticas que más o menos reza así: “siendo mayordomo Ignacio Naranjo entregase esta cruz por sus pecados a 3 de mayo de 1.734”. Mantienen la tradición de hacerle la fiesta, todos los años en mayo, desde los tiempos de su bisabuelo, con danzantes, bailarines, danzantes, volatería, chamiza, etc. La leyenda de la Cruz de mayo dice que se la encontró en el sector de la Era, en 1900. Los trabajadores que la encontraron fueron a llamar inmediatamente al sacerdote de la parroquia de Quero. El sacerdote quiso llevar la cruz a la iglesia de Quero, pero en ese momento la cruz se tornó muy pesada, así que ni con yunta lo lograron, por lo que el sacerdote había ordenado que la cruz se quedara en la hacienda. Le hicieron un oratorio hacia el oriente y se quedó ahí. En el año de 1.962 su padre, el Ing. Vinicio Rivadeneira construyó la capilla en la que está actualmente la cruz. Él hizo la capilla con sus propias manos. 

20
5
10
50
6