La Casa de Olmedo

Aquí se firmóo el tratado de la Virginia entre las fuerzas Nacionalistas y el General Juan José Flores. Se le conoce también con el nombre Hacienda la VIrginia.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

La casa de Olmedo es uno de los atractivos más importantes del cantón, ya que aquí se firmño el tratado de la Virginia entre las fuerzas Nacionalistas y el General Juan José Flores. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural en ejercicio de las atribuciones que se le confiere la Ley de Patrimonio Cultural, declaró a la Hacienda La Virginia y la Casa de Olmedo, porque en ella José Joaquín de Olmedo pasaba largas temporadas bien perteneciendo al Patrimonio Cultural del Estado, a cargo de la Casa de la Cultura de la provincia de Los Ríos.

La Hacienda la Virginia, lugar de paz espiritual fue el escenario para la inspiración de numerosos poemas, así como también de grandes sucesos que permitieron tomar decisiones de gran importancia para el país.

Fue propiedad del Capitán Miguel Agustín de Olmedo padre de José Joaquín de Olmedo quién a su muerte, fue dejada en herencia a su hijo.

Olmedo fue un hombre que sobresalió no sólo por su valiosa cooperación dentro de la literatura ecuatoriana, sino también por lo importante que fue para él país en hechos transcendentales que marcaron o cambiaron muchas veces el rumbo que llevaba el Ecuador.

Este es un destino patrimonial para la ciudad de Babahoyo, ya que en este terreno existió el hogar donde vivió el político y poeta ecuatoriano José Juaquín Olmedo y Maruri, para revivir la historia se edificó una representación de cómo pudo ser la casa de Olmedo en esa época.

En la parte inferior de la Casa Olmedo encontrarás un espacio con barriles, sacos de grano de cacao, réplicas de las obras de José Juaquín Olmedo colocadas dentro una urna de vidrio, además de información histórica.

En el segundo piso existen algunas habitaciones, donde se han colocado muñecos y muebles (*muy modernos para mi punto de vista), que ayudan a recrear un poco la historia de cómo pudo ser la vida de Olmedo.

Compartir: