1. Ecuador
  2. Pichincha
  3. Rumiñahui
  4. Turismo
  5. Lugares turísticos
  6. Aire libre
  7. Parque

Parque Eduardo Kingman

Si eres admirador de la obra del maestro Eduardo Kingman, en el cantón Rumiñahui podrás vistar un parque construido en su honor a pocas cuadras de la que fue su casa. Rumiñahui fue la casa de Kingman y Guayasamín.


A 4377,3 km de tu ubicación

Contactar

Información turística

  • Temperatura promedio:14º grados centígrados
  • Tiempo de acceso: 15 minutos. Ubicación: Av. Gral. Enríquez y San Luis
  • Información: Homenaje póstumo a la obra de Eduardo Kingman.

Parque Eduardo Kingman(Parque de San Rafael) es un parque localizado en la parroquia del mismo nombre, en cuyo centro se encuentra el  “Monumento a la Sed” .Está rodeado de piletas con chorros de agua perspicaces que armonizan sus movimientos. En la parte posterior del parque podemos admirar un mural denominado “El Rondador”.

La escultura representa un campesino luego de haber terminado su jornada de trabajo diaria y se refresca con la tradicional bebida ancestral llamada chicha. Tiene 3 metros de alto por 5 metros de diámetro en la parte baja.

El monumento constituye un homenaje póstumo a la obra inmortal del maestro Eduardo Kingman.

Parque San Rafael

Fue conocido durante años como el parque de San Rafael, pero hoy se llama Eduardo Kingman. Comprende dos piletas inteligentes, debidamente programadas para su funcionamiento, un mural que será pintado por el representante de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Luis Napoleón Valencia, entre otras cosas.

"La obra es del desaparecido pintor Eduardo Kingman, quien vivió justamente a la vuelta del parque y amó mucho esta tierra. Se llama El Rondador", dijo Uzcátegui.

Una zona amada por los mejores pintores

El valle de Los Chillos fue una zona preferida por los tres grandes pintores del Ecuador. Por increíble que parezca, allí hay obras de Oswaldo Guayasamín, Eduardo Kingman y Endara Crow. De los tres, el que más amó a Los Chillos fue Eduardo Kingman. Este maestro construyó su casa a la vuelta del parque y fue allí donde hizo sus mejores obras.

"Siempre solía pasear por aquí antes de encerrarse en su estudio a pintar, fue un hombre humilde, comprensivo y amigo de todos. Por eso es justo que este parque lleve su nombre, espero que la gente se acostumbre a decir parque Kingman y no San Rafael", dijo Ángel Cepeda, morador del sector.

La casa donde vivió Kingman fue convertida, por sus herederos, en una fundación y allí se realizan actos culturales. Una vez que sea inaugurado el parque, el mismo estará unido como un cordón umbilical con la fundación Eduardo Kingman.

¿Quién fue Eduardo Kingman?

Extraordinario artista lojano nacido en febrero de1913, hijo del Dr. Eduardo Kingman y de la Sra. Rosa Riofrío.

Después de haber realizado sus primeros estudios en su ciudad natal, viajó a Quito donde los concluyó para luego ingresar -en 1928- a la Escuela de Bellas Artes de esa ciudad, donde tuvo por maestro al afamado artista Víctor Mideros.

Pronto adquirió merecida fama y mundialmente fue conocido como ”El Pintor de las Manos”, pues estas fueron motivo de inspiración de muchas de sus mejores obras, con las que marcó una época notable de su carrera. Tuvo también una etapa dedicada a la ecología y los desnudos.

Por los años treinta se trasladó con su familia a vivir en Guayaquil, donde en 1933 –junto a Antonio Bellolio, Solá Franco, Demetrio Aguilera Malta, Enricco Pacciani y Mario Kirby- presentó sus primeros cuadros en una muestra colectiva organizada por la Sociedad de Escritores y Artistas. Aunque su obra primigenia no despertó mayor interés, no desmayó en su intento y al año siguiente pretendió asistir al Salón “Mariano Aguilera” de Quito. Esta vez la experiencia fue peor, pues el jurado ni siquiera aceptó su obra, que fue rechazada en su totalidad; pero 1935 su obra fue aceptada, y un jurado integrado por el gran poeta Gonzalo Escudero, el extraordinario narrador Pablo Palacio y el acreditado conocedor de arte Antonio Salgado le otorgó, el Primer Premio. “.. reputamos, por voto unánime, que el primer premio debe adjudicarse al cuadro “El Carbonero” de Eduardo Kingman, cuya novísima inspiración social se asocia a la excelencia de una técnica que ha tratado la figura humana, trasladándola de la realidad al lienzo, con una pujante fuerza y una plasticidad viviente”

A mediados de los cuarenta se trasladó a New York. “En el bohemio barrio de Greenwich Village de esa gran metrópoli, donde residió poco antes de la segunda guerra mundial, nuevas influencias y una más amplia y abierta concepción del mundo, lo llevan a un expresionismo de contenido universal”(Nicolás Kingman.- Boceto de una Vida).

Entonces su obra fue reconocida nacional e internacionalmente, y en razón de ella obtuvo, en 1947, el Primer Premio en el Tercer Salón Nacional de Artes Plásticas de la Casa de la Cultura, que volvió a repetir en 1953, en el Quinto Salón de Artes Plásticas organizado por la misma institución. Posteriormente, en 1959 obtuvo el Primer Premio en el Salón Mariano Aguilera; en 1973 recibió la Condecoración Estrella de Octubre conferida por la Municipalidad de Guayaquil, en 1975 la Orden Nacional al Mérito en el Grado de Comendador, que le impuso el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador; en 1984 le fue otorgada la Medalla Atahualpa en el Grado de Caballero, en 1986 recibió del Gobierno del Ecuador el Premio Eugenio Espejo y, finalmente, en 1994 obtuvo el Premio Gabriela Mistral con que fue galardonado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Sus exposiciones fueron presentadas en todas las ciudades del Ecuador y las principales de América, Europa y la Unión Soviética, donde su obra fue muy aplaudida y mereció los mejores comentarios.

“Eduardo Kingman es, sin lugar a dudas, una de las figuras mayores del arte plástico ecuatoriano de todos los tiempos. Su obra, es el legado más significativo del realismo social en su vertiente indigenista. Más allá de su onda sensibilidad frente a la suerte de los condenados de la tierra, desde el punto de vista estrictamente pictórico; sus cuadros están resueltos con maestría, entre un dibujo cabal y firme y una cromática rotunda, agresiva, llena de personalidad” (Juan Cueva Jaramillo.- Kingman el Irreverente; “E. Kingman”, Dinediciones).

Víctima de una larga enfermedad, el maestro Eduardo Kingman murió en la ciudad de Quito a los 84 años de edad, el 27 de noviembre de 1997.



Documentos Adjuntos:

    Gastronómicos

    Artesanales

    ¿A dónde ir?

    ¿Qué aprender?

    ¿Dónde comer?

    ¿Qué hacer?

    Planifica tu viaje

    ¿Dónde dormir?