Historia de los Tsachilas

 
 
 
 

La tribu de los Tsáchila (gente-verdadera) como así se identifican por tradición los colorados, tiene su origen muchos siglos atrás. Su lengua es tsafiqui, o sea el “idioma verdadero. Pertenecen a la familia lingüística macro-chibcha, al igual que los idiomas de los Cayapas.

Los cronistas españoles de la época de la colonia y los investigadores están de acuerdo en que a lo largo de las estribaciones de la cordillera occidental de los Andes a partir del río Santiago por el norte y hasta Angamarca por el sur, existían poblaciones habitadas por los yumbos colorados. No ha sido posible hasta el momento establecer con claridad el origen de los tsa'chila; si bien hay referencias en varias fuentes de inicios de la colonia a la presencia de diversos grupos étnicos en las selvas noroccidentales ecuatorianas, la falta de rigurosidad de las mismas no permite establecer con claridad el pasado de los actuales tsa'chila.

Jijón y Caamaño establece (1941) un tronco común lingüístico con los Caranquis, Barbacoas y Cayapas. Por su parte, Frank Salomón (1997) identifica a los Yumbos y Niguas como grupos étnicos que habitaban ya a inicios de la colonia en la selva noroccidental ecuatoriana; los Yumbos, asentados en Consacoto serían, según este autor, el núcleo básico del cual descenderían los tsa´chilas.

“Las primeras referencias históricas a un grupo indígena llamado de los “Colorados”, se registran en el año de 1542, cuando el Gobernador Gil Ramírez Dávalos reconoció la autoridad y mando de Cristóbal Tusasanín (el gentil) sobre las tierras de Sigchos, Niguas y Colorados, tierras que posteriormente pasaron a formar parte de del Señoríos de Catalina Caxana Unaysa, hija de Tusasanín. Catalina fue Gobernadora y señora de Sigchos, Niguas y Colorados y su territorio comprendía `desde el río Grande (Toachi) para arriba de Guantoaló y de allí a Consacoto y de allí loma abajo con el que pasa para Sigchos y cierra el círculo”

“Este grupo humano tenía presencia en las estribaciones de la Cordillera Occidental de los Andes, tal como se señala el mapa del Ecuador desarrollado por Pedro Vicente Maldonado hacia mediados del siglo XVIII, en el cual ya se menciona un territorio con el nombre de “Santo Domingo de los Colorados”

“A pesar de la dificultad en definir las fronteras étnicas de los grupos humanos de la selva occidental, se puede apuntar que los antiguos Colorados ocuparon, en su momento de máximo esplendor, una inmensa área desde la cuenca del río Esmeraldas al norte hasta el Babahoyo al sur, alcanzando posiciones elevadas en la sierra andina”

“La población tsachila, que habría alcanzado según algunos autores la cifra de hasta 30.000 en los inicios de la Colonia, sufrió una disminución progresiva debido a diversos factores, siendo el último una epidemia de difteria a principios de siglo, que habría provocado la última de las grandes migraciones desde la zona de Cocaniguas hasta las actuales ubicaciones.”

Varios autores hacen referencias a la presencia de “indios colorados” en tiempos tempranos de la Colonia en el territorio de Angamarca, situación de la que tenemos noticias por ser una reducción Jesuita establecida en 1593, la misma que se habría despoblado hacia fines del siglo XVIII, produciéndose su desplazamiento hacia la tierra de los Yumbos, produciéndose su mezcla o absorción.

“Hacia 1660 estaba presente ya la Orden de Predicadores Dominicos que tuvieron a cargo la doctrina de Cansacoto que incluía los pueblos de Cocaniguas, Lambe y San Francisco. Después del despoblamiento de Consacoto los dominicos se asentaron en los nuevos poblamientos de San Miguel y Santo Domingo, territorio que no se integró fácilmente al control de la Real Audiencia y que se mantuvo en aislamiento"

Por las características antropológicas y lingüísticas en relación al idioma Barbacoa, del cual se derivan varios vocablos entre ellos el Tsáfiqui, se ha ubicado el origen de los Tsáchilas, en Centroamérica y el caribe en especial con la etnia Siboney, por las características antropológicas craneales y fisonómicas, se entiende que los Siboney emigraron a Centroamérica desde el Caribe y desde ahí emigraron a Sudamérica, bordeando la costa de Panamá, Colombia y Ecuador, hasta llegar a las provincias de Esmeraldas y Manabí, en donde se dio origen a varias etnias como son los Awas y Chachis, con vocablos similares pero a la vez muy diferentes.

Tanto Chachis, Awas y Tsáchilas se les incluye como parte de la lingüística del macro-chibcha. Son los chibchas de Colombia quienes dan origen a las etnias señaladas, en base a los estudios de varios antropólogos muy reconocidos.

En el año de 1694, los Jesuitas inician un proceso de evangelización, pero en 1706 se dieron sus misiones a los seglares que provoca una rebelión que fue sangrientamente sofocada, lo que les obliga a huir a la selva.

Según la historia oral tsa’chila, originalmente se encontraban emplazados en un asentamiento llamado Cocaniguas, pero fueron diezmados por una peste que según Paúl Rivet debió ser viruela, solo se salvaron dos familias las mismas que se dirigieron a Santo Domingo y a San Miguel. Según otras narraciones orales de los tsa’chilas afirman que cuando este grupo vino a la zona ya existían en lo que hoy es Santo Domingo otros asentamientos tsa’chila.

La población más importante de la zona es Santo Domingo de los Colorados y lleva ese nombre en conmemoración de este grupo étnico. La mayor parte de los ecuatorianos reconoce a los médicos-brujos de los Tsachilas como poseedores de las hierbas medicinales.

Fuente:

  • https://es.wikipedia.org/wiki/Ts%C3%A1chila
Compartir: