Orquideario Río Verde

Observa, aprende y valora el mundo de las orquídeas nativas existentes en la provincia del Tungurahua. Más de 400 especies con formas, tamaños, colores y aromas diferentes. Hay diminutas de 1.2 milímetros, con caras de monos y dráculas.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Ecuador es un país bendecido con una amplia diversidad de plantas. Más de 20 mil tipos de plantas, de las cuales 5 mil son orquídeas.
  • Este orquideario alberga alrededor de 400 especies de orquídeas ecuatorianas y 50 variedades de especies orquídeas híbridas.
  • El recorrido puede tardar entre 30 minutos a 1 hora. Aquí también podrás adquirir orquídeas híbridas y artesanías de la zona.
  • Este orquideario es administrado por la junta parroquial de Río Verde y es una iniciativa conjunta de los Ministerio de Turismo y Vivienda, del Municipio de Baños de Agua Santa y de la junta parroquial, inaugurado en el 2013. El orquideario tiene 3 zonas.
  • La primera es la zona de orquídeas silvestres, las cuales a más de servir para investigación se exhiben a los turistas. Hay orquídeas de diferentes tamaños, colores y aromas, que no están a la venta. Hay más de 400 especies, de las cuales destacan la más pequeña del mundo de 2.1 milímetros, también hay las que tienen caras de monos, de dráculas y las que tiene formas insospechadas de floración.
  • La segunda, es la zona de venta, en donde se ofrecen orquídeas híbridas, que tienen diferentes costos. Las más codiciadas son las Phalaenopsis, Cattleyas, Dendrobiu, Oncidium Sharry baby (aroma de chocolate), Paphiopedilum (zapatitos), Epidendrum.
  • La tercera, es su propio laboratorio básico de micropropagación de orquídeas, en donde se reproducen las orquídeas híbridas.
  • Está ubicado en la Parroquia Río Verde del cantón Baños de Agua Santa en la provincia de Tungurahua, al costado izquierdo vía Baños – Puyo, pasando el cuarto túnel.  
  • Atiende de miércoles a domingo de 09h00 a 17h00 y tiene un costo de entrada de $2 dólares para adultos y $1 dólar para niños, personas de la tercera edad y personas con discapacidad. Cuenta con parqueadero propio, sin costo.

Una guardería de plantas.

Cuando Julia Tapia, cumplió 37 años, empezó un trabajo que la cautivó. Antes de los 37, el mundo de las orquídeas le fue ajeno, si bien siempre le gustaron las plantas ornamentales, nunca se detuvo a contemplar la belleza de una orquídea. Hasta que su puesto de guía y responsable de ventas del orquideario comunitario de su pueblo, le cambio la vida.

Jorge López, es el ingeniero encargado de la reproducción, cultivo y cuidado de las orquídeas. Junto a Julia a las 9 de la mañana, inicia su jornada de trabajo. Las primeras horas pasan mientras limpian las plantas, les aplican técnicas de cuidado, hasta que llegan los primeros turistas. Julia le encanta conocer a los posibles nuevos padres de sus orquídeas. Padres, porque Julia cuida a las plantas como si fueran sus hijas, desde que salen del laboratorio, hasta cuando la abandonan, rumbo a nuevos hogares.

El nido vacío.

Tal vez por eso, Julia realiza con alegría su labor de guía, pues procura explicar a los nuevos padres de sus flores, los trucos y secretos necesarios para cuidar a estas hermosas pero delicadas plantas. No le da pena cuando sus plantitas se van, pues con esos ingresos, se hace posible el mantenimiento de su orquideario que, a más de ser un punto de interés turístico de su comunidad, es un nido que nunca está vacío, que siempre vuelve a llenarse.  

Compartir: