Cosanga - Píllaro

Cosanga una de las culturas ecuatorianas del pasado precolombino que se desarrolló en Píllaro.
 
 
 
 

Cultura Cosanga Píllaro

¿Qué debes saber?

  • La vinculación del pasado precolombino con el presente es una de las mayores conquistas de nuestro tiempo. La definición de las diversas culturas ecuatorianas se ha dado por un criterio de determinación de su naturaleza y de su área de propagación. No se conocen los elementos característicos que permitan definir una cultura, cuando hablamos de Tolita, Valdivia, Panzaleo, Cosanga, Píllaro, Puruhayes, Cañaris, etc., nos referimos, generalmente, a un pequeño grupo de elementos de estas culturas, principalmente, a los tipos o estilos de alfarería, textiles y metalurgia. 
  • Según el Padre Pedro Porras estudioso de la arqueología ecuatoriana, que los primeros habitantes de este poblado atravesaron la cordillera desde el oriente y alcanzaron tierras pillareñas, deteniéndose momentánea o permanentemente en los lugares que le ofrecían mayores recursos, facilidades y un clima apropiado, seguro encontraron en las planicies y zonas altas de Píllaro los medios apropiados para subsistir. Aquí estuvieron libres de las enfermedades tropicales que diezman la población, existentes en las yungas del litoral o en las tierras amazónicas. 
  • Los habitantes de esta zona desarrollaron una cultura caracterizada por su originalidad y por la excelencia de su producción artística. El uso de motivos decorativos, simbólicos y la manera de aprovechar los recursos del medio, dan fisonomía propia a la cultura Cosanga-Píllaro
  • El criterio basado en los tipos de cerámica para la definición de las culturas, a pesar de ser uno de los más valiosos, no es de los más seguros. La cerámica puede ser llevada de un lugar a otro, recorrer largas distancias e influir en el arte. Se ha descubierto, principalmente en la zona norte del país, multitud de cerámica que pertenece o guardan un tipo y estilo más o menos uniforme con culturas ubicadas en las provincias de Cotopaxi y Tungurahua
  • El arte de la cerámica Cosanga-Píllaro, del cual estamos señalando, corresponde, evidentemente al período de apogeo de la cultura Panzaleo propuesta por Jacinto Jijón y Caamaño, quien realiza una sólida organización muy bien definida en la forma y estilo. De manera general, se puede decir que este arte está caracterizado por un determinado número de motivos artísticos; así, aparecen siempre como elementos de ornamentación: figuras antropomorfas, lechuzas o aves, presentan dibujos con motivos lineales, etc., están elaboradas de un material ligerísimo (mica), de color anaranjado, café o gris. Sus ollas tienen un asiento curvo, paredes cónicas, tienen una base anular o el cuerpo formado por casquetes; abundan las compoteras con pie cónico, labio entrante o saliente, con protuberancias o punteados; estas características radicales dan el carácter estilístico de la cultura Cosanga-Pfilaro. 

  • Lo descubierto hasta ahora sobre la cultura Cosanga-Píllaro, nos obliga a realizar una revisión general sobre la información existente encontrada en los restos de cerámica que podemos observar en los diferentes Museos y Colecciones privadas del país

  • Es necesario orientar una investigación para ampliar el conocimiento de esta cultura, con un sentido innato de hallazgo para los nuevos descubrimientos y ayudados por la técnica, podremos llevar a cabo valiosísimos descubrimientos, con una extensión y riqueza verdaderamente incalculables, en el fascinante depósito arqueológico de Tunguipamba.
  • Porque es de todo punto vista necesario difundir la ubicación y presencia de esta cerámica en el complejo histórico de las culturas precolombinas y que hoy constituyen elementos enteramente importantes en el arte del antiguo Reino de Quito, sus representaciones antropomórficas tienen un sentido mágico religioso y sus características artísticas son excepcionales en el sector que se han encontrado, indicándonos una abundante información gráfica que nos permite apreciar hasta en sus mínimos detalles lo sorprendente de su hallazgo. 
  • Después de varias exploraciones y de acopio de materiales cerámicos tan cuantioso que han llenado las reservas de los museos del país, queda para los nuevos estudiosos la tarea de explorar y descubrir en su mayor dimensión la grandeza de la cultura Cosanga-Píllaro. 
  • Hacemos votos porque este proyecto investigativo tenga la influencia a que está llamada como exponente de vocación científica e histórica de nuestra tierra y que constituya un ejemplo para las nuevas generaciones interesadas en descubrir y llevarnos a conocer los tesoros que encierra la vasta y misteriosa entraña del suelo pillareño.

 

Compartir: