Calle Larga

El fino humor cuencano todavía bautiza así a la más corta de sus arterias.

En la época prehispánica se llamaba calle del Usno, luego de La Ronda y hoy toma el nombre Larga. Son quince cuadras del suroeste de Cuenca que une al mercado 10 de Agosto con las ruinas de Pumapungo.

Fue la arteria más larga de la urbe en la época colonial y hoy constituye la vía más corta del centro histórico de Cuenca. Tiene 1900 metros de recorrido y limita con las calles Tarqui y avenida Huayna Cápac.

Por el año de 1557 se trazó la ciudad considerando a la última calle de la periferia de la urbe y se la denominó calle de La Ronda. El nombre surgió debido a que por esta arteria se realizaban las rondas de seguridad, incluso se obligó a los vecinos a colocar faroles con velas para ayudar al control que ejercían los guardias de aquel entonces.

Fue la calle más extensa de la ciudad y el apelativo lo pusieron por la longitud de la vía en relación a la superficie de la urbe de aquel entonces y en la actualidad es la de menor longitud.

Sobre esa calle está la mayoría  de los museos como: museo de la Paja Toquilla, propiedad de la familia Paredes Roldán; el Municipal Remigio Crespo Toral, donde se guarda la historia de la urbe, grabada en los manuscritos y los libros de cabildos desde 1557. Además, el de las Artesanías y Artes Populares, las Culturas Aborígenes. Están de las Tres Culturas para rematar con el etnográfico del Banco Central. En esta calle se encuentran tres de las ocho casas del siglo 18 que posee Cuenca.

20
5
10
50
6