Hilandería, el arte de los tejidos

De estas prendas, llaman especialmente la atención el detalle con el que muchas veces son elaborados los flecos, los cuales son amarrados totalmente a mano para obtener diseños de flores, aves, animales, árboles.
 
 
 
 
  • El arte de los tejidos es  también una tradición de gran antigüedad en la región de Cuenca.
  • Se tiene conocimiento que los cañaris empleaban técnicas de tejido muy similares a las que actualmente se utilizan en las zonas rurales.
  • Se elaboraban por ese entonces, prendas con fibras vegetales como la cabuya y el algodón (que se lo obtenía en comercio con culturas de la costa)
  • Más tarde  los Incas  introdujeron la lana de los camélidos y los europeos la de las ovejas, diversificándose así los estilos y diseños de los tejidos.
  • Los tintes se los obtenían de todo tipo de plantas, flores y frutas, tal como se lo sigue haciendo hoy en día en algunas comunidades campesinas.

En la ciudad de Cuenca y en la zona del Azuay, las vestimentas típicas llaman la atención, en especial de las mujeres: polleras, chales, blusas, bolsicones, etc. Todas ellas presentan hermosos trabajos bordados de estilo folklórico tradicional, con dibujos como flores, pétalos y hojas.

  • Para la elaboración de estas prendas se emplean materiales tan variados como la lana, el algodón o el terciopelo.
  • En cuanto al bordado, si es trabajado a mano, las mujeres artesanas usan el bastidor para apretar la tela, aunque muchas de ellas hoy en día bordan a máquina.
  • Los textiles que más acogida tienen, sin embargo, tanto por turistas nacionales como extranjeros, son aquellos elaborados con la técnica del “Ikat”, en especial los paños o chales denominados “macanas de Cuenca” o "macanas de Gualaceo", cuya elaboración está muy extendida en la zona de Gualaceo y Bullcay.

Aquí se pueden encontrar talleres en donde hábiles artesanos, tejen en telares de cintura hermosas prendas con los más variados diseños, los mismos  que se obtienen mediante  un proceso de “amarrado y teñido”.

  • Los colores empleados pueden ser naturales o artificiales.
  • Entre los colorantes naturales se encuentran productos vegetales como frutas (uvas, moras, nogales), flores, hortalizas (zanahoria, cebolla) e incluso productos animales como los gusanos comúnmente denominados “cochinilla”.

Compartir:


Publicado en: