Wilman Mejía chef de Imbabura

Wilman sueña con la unión de gastrónomos y cocineros, para cobijarnos con la misma bandera, para sacar adelante la gastronomía ecuatoriana y hacerla un referente mundial, un destino gastronómico mundial.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Es un chef ibarreño de 37 años.
  • Está vinculado, al momento, a la gastronomía rural, al proyecto Cocinas rurales del Ecuador.
  • También está vinculado a varios proyectos, con organismos internacionales y ONGs ecuatorianos, de seguridad alimentaria.

Aprendemos a cocinar con la cocina de otros…

Para Wilman la gastronomía es una parte fundamental, que lleva arraigada al corazón y al alma, que le hace sentir más humano, porque a través de la gastronomía ha encontrado a muchas personas con las que se ha conectado, ha aprendido de ellas sus técnicas y también les ha podido dar de lo que él sabe. Cada experiencia con ellos ha sido enriquecedora, puesto que ha trabajado con las personas en sus zonas y con los productos que hay en la misma.

Llegó la gastronomía a él, ya que, su abuelita y su padre le inculcaron desde pequeño el amor por la cocina. Recuerda que hace 32 o 33 años atrás cocinaban en la tulpa con su abuelita, quien con gran paciencia y amor le enseñó sus primeros pasos y técnicas. Su padre cocinaba delicioso y también le ayudaba a cocinar. Así empezó este viaje para él.

Decidió que la gastronomía sería parte de su vida en el año 2001, cuando ingresó a la Universidad Tecnológica Equinoccial, donde conoció al chef Mauricio Armendáriz. En el año 2003 viajó a Argentina, para estudiar en el “Colegio de Cocineros Gato Dumas”, en donde fue consolidándose como cocinero.

Quien es cocinero solo puede serlo plenamente por el despertar de sus cinco sentidos

Wilman asocia al Ecuador con las frutas, porque son muy diferentes a las de otros países y también por la gran diversidad que tenemos en nuestro país. Las frutas, en el aspecto gastronómico, le dan un sabor muy especial a las preparaciones, y las nuestras son incomparables. Por ejemplo, en la preparación del muy afamado y delicioso seco de chivo, el jugo de la naranjilla es indispensable, eso realza su sabor. También asocia a nuestro país con productos andinos como la mashua, la jícama, la quinua, el amaranto, el chocho; estos tienen deliciosos sabores y nuestra gastronomía los ha utilizado desde tiempos remotos.

Para este chef es importante destacar y rescatar la historia de la gastronomía ecuatoriana, puesto que ahí yace la esencia de lo que somos, de nuestra identidad y cultura, además de que es rica y variada. El rescate de técnicas y gastronomía ancestral puede sumar muchísimo para atraer a un turismo gastronómico. Además los productos que nosotros tenemos deben ser posicionados en el mundo, como los productos emblemáticos como el camarón, el cacao, y muchos otros más.

La cocina es una historia de amor; tienes que enamorarte de los productos y luego de las personas que los preparan.

Es importante que nuestros medios de comunicación y difusión apoyen a la gastronomía, ancestral, republicana y contemporánea, puesto que con ello ganamos todos, los productores, agricultores, chefs, hoteles, gestores, etc.

Por parte de los gastrónomos, considera que deben brindar una experiencia en la que esté inmersa no solamente la comida o las recetas, sino también el recuerdo, las sensaciones, el buen trato, así se consolida la gastronomía como tal, si falla uno de esos ingredientes falta algo, la experiencia estará incompleta y no será memorable, por lo tanto nos olvidarán, pero si las utilizamos y hacemos parte de nuestro cotidiano actuar nos será más factible llegar a donde queremos.

Las fortalezas de nuestra gastronomía son nuestros productos, que se dan todo el año, no son estacionarios como en los otros países. Otra fortaleza es que el Ecuador es pluricultural, por lo mismo, cada cultura tiene su particularidad, riqueza y visión gastronómica, eso hace que seamos multidiversos en cuanto a preparaciones gastronómicas, por ello nuestra gastronomía no se basa solo en 4 o 5 platos como en otros países, sino que acá puedes comer un plato hecho con borrego en una zona, en otra muy cercana encontrarás cuyes, en otra habrá otros platos distintos, y eso está presente en todo el territorio.

Su sueño, el sueño de todos…

Wilman sueña con la unión de gastrónomos y cocineros, para cobijarnos con la misma bandera, para sacar adelante la gastronomía ecuatoriana y hacerla un referente mundial, un destino gastronómico mundial.

Consejo para los emprendedores gastronómicos

Empecemos con los niños, contagiémosles del amor por nuestra cocina, de la esencia del Ecuador en nuestras recetas. A quienes están vinculados a la gastronomía les pide recordar que cada receta que preparan tiene algo de nuestra esencia y por lo mismo es vital que la hagan poniendo el corazón en ello, y luego la mejor actitud para brindar ese plato al comensal, dejarle sonriendo el corazón con la comida y sonriendo el rostro por nuestra atención.

Apoyó en el libro Cocina Orígenes de América con las receta de:

  • Fritada


Documentos Adjuntos:


Compartir:


Publicado en: