Lizbeth Massón, escalada en Guano

Escaladora, embajadora de los paisajes más bellos de la Sierra del Ecuador.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Alejandra es deportista, su especialidad es la escalada.
  • Practica escalada desde hace 8 años, lo hace especialmente en Guano.
  • Estudia Psicopedagogía en la Universidad Autónoma de Chimborazo.
  • Estudia un profesorado en yoga.

Escalar es vivir, para hacerlo debes tener dominio sobre tu mente, disciplina y control sobre tus actos, y amor por la vida.

Alejandra es una chica de 20 años que en su corta edad ha podido vivir muchas experiencias muy intensas. Su agenda es ocupada, su disciplina la precede. Cuando hablo con ella puedo apreciar su madurez, su sentido de responsabilidad y el amor por lo que hace. Sin duda, es la juventud que necesitamos, que pedimos, que debemos alentar y apoyar.

Ella ha practicado varios deportes como natación, fútbol, voley, sin embargo, el que le robó el corazón fue la escalada. Empezó a practicar esta demandante actividad hace 8 años, cuando aún era una niña, vio a gente escalando en el muro y pensó en intentarlo. A partir de ahí no la ha dejado, porque ese maravilloso deporte le ha dado lecciones de vida increíbles, que ahora le sirven y las aplica para alcanzar sus objetivos. Sin duda, los sacrificios que tuvo que hacer para llegar al nivel que tiene han sido grandes, pero, así es la vida, quien desea progresar se esfuerza, se sacrifica y
hace de la disciplina una suerte de religión, porque la disciplina es la base para conseguir los objetivos.

Uno de sus referentes más importantes de esta disciplina ha sido Cristian Moreno, un referente de la escalada en el Ecuador.
Ha representado a la provincia de Chimborazo en varios campeonatos nacionales, ha obtenido muy buenos resultados en sus participaciones, eso le ha incentivado a seguir preparándose sin perder el horizonte, con humildad y dedicación.

Alejandra considera que el apoyo a los deportistas es indispensable, porque ellos son los embajadores de nuestra patria en otras latitudes, y su voz llega donde no llegan muchas veces los anuncios, ya que, la estrecha relación que llegan a tener con deportistas de otros países es de por sí una oportunidad para hablarles de lo maravilloso que hay en el Ecuador, en este caso, específicamente en la provincia de Chimborazo, en su bello cantón Guano.

Habla de su Guano querido con mucho orgullo, y no es para menos, porque es una potencia en materia de la escalada y downhill. Le gustaría que sea más publicitado este destino, puesto que tiene mucho por ofrecer a quienes lo visitan: sus montañas, sus rutas, sus paisajes, su gente y costumbres, todo confluye para poder brindar a los turistas propios y extraños una experiencia inolvidable.

Los emprendedores son personas comunes haciendo cosas fuera de lo común. Sus rutinas son extenuantes, ellos no tienen pretextos, ni se dan el lujo de poner pretextos, porque lo que hacen no solo hacen para ellos, sino para todos quienes formarán parte de ese emprendimiento. Ahí está la esencia del emprendedor, buscan crecer y también hacer crecer, generar comercio, para que su comunidad, su gente, los suyos puedan tener mayores oportunidades. Sus jornadas no tienen horario, muchas veces tienen que hacer de todo, y es lo que debe pasar, pues deben conocer todas las aristas de su proyecto, así por ejemplo, no es raro ver al emprendedor gastronómico limpiar las mesas, lavar los platos, cobrar, cocinar, manejar sus redes sociales y sus estrategias de venta; contratar, pagar planilla, servicios, etc. Todo eso no en 8 horas de jornada laboral, pues su horario no se parece en nada a algo exacto y estable. Ellos están los días, las tardes, las noches y madrugadas (muchas veces) resolviendo problemas, buscando soluciones, ideando nuevas maneras de progresar.

Cada emprendedor lleva un niño en sus adentros, esos niños que juegan a crear, a los que no les puedes interrumpir, puesto que su actividad lúdica es lo más serio que tienen en la vida.
Cuando veas a un emprendedor, alégrate, porque atrás de él hay muchos sueños que nos llevan a todos a mejores días. Apóyale, aliéntale, hazle saber cuán valioso es él y cuán importante es su constancia y tenacidad para todos.