El Danzante de Pujilí

Los danzantes, también llamado como “Tushug” o “Sacerdotes de la Lluvia”, son los personajes centrales de este festejo.

Fiesta del Corpus Cristi

CONSIDERADO PATRIMONIO CULTURAL INTANGIBLE DE LA HUMANIDAD

La preparación de un danzante en Pujilí dura cerca de tres meses. Su participación en el Corpus Christi es una tradición familiar. Cada integrante baila hasta los 30 años para poder desempeñarse de manera eficiente.

El tambor y el pingullo (flauta pequeña hecha de hueso) marcaron el paso de los danzantes, quienes con su traje multicolor, su penacho y su paso lento atrajeron la atención de turistas nacionales y extranjeros durante las Octavas del Corpus Christi en el cantón Pujilí, provincia de Cotopaxi.

La elegancia y misticismo de estos personajes invadieron las calles céntricas de la ciudad. Cholas, monerías y pingulleros desfilaron acompañando a los danzantes de todas las comunidades de la zona, quienes también escoltaron a delegaciones invitadas de otros lugares del país.

Los danzantes, también llamado como “Tushug”  o “Sacerdotes de la Lluvia”, son los personajes centrales de este festejo. Sus imponentes trajes multicolores, sus cabezotes (con un peso de 40 libras) con cuatro penachos que representan los puntos cardinales, y su especial baile es lo que atrae a los turistas.

Cristóbal Galán, quien representó a un danzante, explicó a que su preparación inició con tres meses de antelación. Dijo que es una tradición familiar y que cada integrante baila hasta los 30 años para poder desempeñarse sin inconvenientes.

Los danzantes bailan al ritmo de los instrumentos, seguidos de autoridades, acompañantes, músicos, invitados y familiares, en un recorrido por la ciudad hasta llegar a “los castillos”, que son postes de eucalipto de hasta 15 metros de alto con una terminación en forma de torre, decoradas con animales menores, utensilios de cocina, licores, caramelos, frutas y otros objetos que motivan a varios asistentes a subir hasta la cima para alcanzarlos.

Corpus Christi

Las Octavas de Corpus Christi es una mezcla de las tradiciones religiosas e indígenas que se unen para celebrar el solsticio de verano y la llegada de las cosechas (Pacha Mama). Esta celebración es la más representativa de Pujilí, la cual que se lleva a cabo durante ocho días, sesenta días después de la Pascua de Resurrección.

De igual manera, la Pacha Mama simboliza la bondad y generosidad como manifestaciones dentro de la cultura indígena desde tiempos antiguos.

Para el antropólogo de esta ciudad, Juan Albán, esta celebración representa la identidad y la reverencia hacia sus tradiciones y raíces. “El Corpus es la mezcla de la celebración indígena del Inti Raymi con la conmemoración católica del Cuerpo de Cristo. Esta celebración dio como resultado que el Danzante de Pujilí sea declarado, el 11 de abril de 2002, como Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador”.

Prioste mayor

El ministro de Turismo de Ecuador, Enrique Ponce de León, fue designado este año como prioste mayor de las Octavas, en declaraciones a esta Agencia destacó la importancia de esta celebración para el turismo, “ya que es un símbolo de identidad cultural que ha trascendido fronteras y ha conquistado a turistas de todo el mundo. Nuestro país es un escenario de culturas vivas que todos deben conocer”, destacó.

De su lado Fernando Matute, alcalde del cantón indicó a este medio de comunicación que su prioridad siempre será preservar sus tradiciones. Afirmó que la palabra Pujilí en Kichwa es Pugshili que significaposada de juguetes”, nombre apropiado que se le puso a la ciudad ya que ha sido y sigue siendo un centro de producción y alfarería de primer orden.

Las diferentes comparsas dieron colorido al desfile de los danzantes de Pujilí en las fiestas del Corpus Christi.

Actualmente la ciudad juega un rol muy importante en el desarrollo turístico y cultural a nivel nacional, por sus atractivos con el danzante, que es un verdadero ícono histórico de esta zona, enraizado en la cultura popular que identifica a su pueblo con el pasado.

Varios visitantes 

Personas de varios lugares se dieron cita para disfrutar del desfile. Ese fue el caso de Marco Almeida de Guayaquil. “Venimos cada año con mis hermanos a celebrar esta maravillosa fiesta que muestra la cultura y tradición de Cotopaxi”.

De igual manera Anita Castillo, oriunda de la ciudad de Loja, dijo que su visita a la ciudad en estas fechas es porque le gusta disfrutar del baile de los danzantes así como de sus coloridos trajes. Ella aprovecha su estadía en el lugar para visitar a su hermana que vive en Pujilí más de 20 años.

El danzante de Pujilí, ícono de la fiesta de las Octavas de Corpus Christi en la provincia de Cotopaxi

DATOS

La importancia de la fiesta y del danzante llevó al Municipio de Pujilí y su alcalde, Fernando Matute, a perennizarlo mediante el proyecto turístico "El danzante más grande del mundo". Será un edificio de más de 40 metros de altura. Se construirá en la colina de Sinchaguasín donde funcionarán museos, salas de exhibición, restaurantes y un mirador.

Pujilí cuenta con otros atractivos como el Santuario del Niño de Isinche, los ceramistas que confeccionan artesanías en arcilla, la laguna del Quilotoa, entre otros.  

Sobre su Gastronomía Cotopaxi, el hornado, la fritada y el cuy asado son los platos representativos del sector. De igual manera sus dulces, entre ellos: los turrones, alfajores, mojicones, dulce de higos, máchica traposa (mezcla del dulce de panela, mapahuira y la máchica), jucho (dulce de capulí con duraznos), caramelo de indio, (confite de muchos sabores y colores), entre otros.

Fuente: ANDES


20
5
10
50
6