La ruta del vértigo de Pimampiro

Ruta del vértigo: una cita imperdible para los amantes de la aventura
 
 
 
 

RUTA DEL VERTIGO

A media hora de Pimampiro, sobre una meseta elevada que termina con un cañón profundo que conlleva al río Pisque, se encuentra la comunidad de San José, un lugar de temperatura media con un espectacular paisaje. En este cañón de 500 metros de largo y 300 metros de altura se encuentra La Ruta Del Vértigo, lugar donde usted podrá disfrutar de los mejores deportes de aventura en un entorno natural rodeado de campos fértiles, donde se producen las mejores frutas.

DATOS IMPORTANTES

  • Administración, Privada
  • Ubicación, Comunidad San José / Km 13  Vía a Sigsipamba / desvío comunidad San José
  • Acceso desde la ciudad de Pimampiro, 20 minutos en vehículo hasta la comunidad  San José
  • Actividades, Canopy, rápel, megacolumpio, camping,  fotografía, reuniones con amigos
  • Temperatura media, 18 ºC
  • Altura, 2300 msnm
  • Que llevar, Zapatos y ropa cómoda,  cámara de fotos,

Columpio del vértigo en Pimampiro

  • Frente al vacío, predomina el miedo a levantar los pies. Es como reaprender a columpiarse. El viento sopla fuerte y amenaza con llevarse poco a poco las ramas de los árboles inmensos que sostienen los cables de los que cuelga un columpio formado por una tabla de madera.
  • A penas las seguridades están listas, el encargado suelta con fuerza los cables y sale un grito provocado por el vacío que se siente en el aire. Es como volar. Mientras el péndulo se vuelve más estable, el miedo se empieza a convertir en admiración por el paisaje. Como un cuadro gigante están al frente las montañas y debajo, a 300 metros de profundidad, el río Mataquí.
  • En total dura cinco minutos y un poco más. Cinco minutos extremos en los que la seguridad es un tema primordial dice el ideador de este atractivo, Cristian Tapia. El arnés, el casco y los guantes son solo algunos de los elementos que se ven como parte del sistema que protege a quien se arriesga a columpiarse en los eucaliptos de 20 metros de altura y más de 30 años de edad.
  • Esta actividad es parte de la ruta del vértigo que Tapia y su familia empezaron a implementar desde hace cuatro años en Pimampiro, un sector de Imbabura caracterizado por sus grandes riquezas frutales, ubicado al norte de la provincia, a menos de una hora de Ibarra. 

Canopy en la ruta del vértigo

  • La geografía del lugar es la principal característica que menciona el joven aventurero cuando cuenta por qué decidió ubicar el columpio en el sitio y esto se comprende más al ver el cable que forma parte de otra de las actividades.
  • Se trata de un canopy de 850 metros de largo y 300 metros de altura.
  • Uno de los más extremos del país", comenta Tapia al explicar que por la forma en que cae el cable quien se lanza puede alcanzar hasta los 90 kilómetros por hora.
  • Sobre un arnés, sostenido por un sistema de cables que soportan hasta dos toneladas, el peso de unas 40 personas, empieza la aventura que termina en pocos minutos con una vista del paisaje del lugar conocido como San José.
  • Después de esta aventura, que hace que la adrenalina fluya, se puede seguir con el tercer atractivo de esta ruta extrema. A unos minutos de las anteriores diversiones, es posible hacer descenso por roca. Son 50 metros en los que, con ayuda de dos asistentes, los visitantes disfrutan de un reto vertical.

Senderismo en Pimampiro

  • Durante todo el recorrido, mientras se camina por los senderos, predomina el verde de la vegetación y también de sus frutos, que están a poco de madurar. Los duraznos y los tomates se destacan por su tamaño y color intenso.
  • Esa es una característica del sector que ha vivido durante años de la agricultura. Que la gente lo conozca y se maraville con los paisajes y las tradiciones fue uno de los motivos que impulsó a Cristian Tapia a trazar la ruta del vértigo que próximamente también contará con una actividad en el río.
  • Siempre amable y risueño, Tapia es el primero que disfruta de estos atractivos. Con el estilo de un acróbata profesional, levanta las piernas en el aire cuando se columpia y relaja los brazos frente al paisaje que lo vio crecer y al que ahora él le busca nuevas utilidades para el turismo. (PCV)
  • En el sector de San José habitan nueve osos de anteojos que fueron liberados por el Ministerio de Ambiente. Mientras disfrutas de la ruta del vértigo, con un poco de suerte podrás verlos en su hábitat
Compartir: