Ecuador Tungurahua Píllaro Actividades Fiestas Conmemorativas La diablada de Píllaro

La diablada de Píllaro

Conoce como se celebra una de las fiestas populares del Ecuador la Fiesta de La diablada de Píllaro 2018


A 4473,65 km de tu ubicación

Contactar
01 Jan / 06 Jan

¿Qué fecha es la Diablada de Píllaro?

  • Fecha: del 1 al 6 de Enero es la Diablada de Píllaro 2018

El cantón Píllaro revive la mágica tradición ancestral de la diablada, que reúne a una gran número de turistas de distintas partes del Ecuador y el extranjero para disfrutar de baile, colorido e increíbles máscaras típicas de este evento cultural. El orden de la participación de los bailadores de las comunidades y barrios en la ‘Diablada Pillareña 2018’ fue establecida por las autoridades de ese cantón y de la provincia, con el objetivo de garantizar el orden:

  • Guanguibana 2 y 5 de enero
  • Guanguibana la Paz 4 y 6 de enero
  • La Florida 2 y 4 de enero
  • Marcos Espinel 1 y 3 de enero
  • Rocafuerte 1 y 6 de enero
  • Robalinopamba 1 y 6 de enero
  • San Vicente de Quilimbulo 2 y 5 de enero
  • Chacata el Carmen 1 y 5 de enero
  • San Andrés 3 y 6 de enero
  • Tunguipamba El Rosal 1 y 3 de enero
  • Santa Marianita 4 y 6 de enero
  • Cochaló 2 y 5 de enero
  • Colectivo Minga Cultural 1 y 3 de enero

¿Qué es la diablada de Píllaro?

La Diablada de Píllaro es una celebración popular que ha crecido en la última década. Según cuenta la historia, en épocas coloniales los indígenas se disfrazaban de diablos en repudio a las prédicas sacerdotales y al maltrato físico, psicológico, económico y moral que recibían de los españoles.

La Diablada Pillareña es una de las fiestas populares del Ecuador, nació en la época de la colonia española. Esta manifestación cultural, que en 2009 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador, convoca en enero a miles de personas quienes participan de las llamadas "partidas" o comparsas tradicionales que recorren, en medio de danzas y cánticos, las comunidades rurales hasta el centro de Píllaro.

Diablada de Píllaro Vestimenta

La Diablada de Píllaro siendo una de las fiestas populares del Ecuador se asemeja a una liberación ante las rígidas normas y la austeridad de la iglesia católica. Los integrantes, de cualquier edad o procedencia, se disfrazan de diablos y se introducen en la comparsa principal para unirse al festejo (el cual tiene una duración de ocho horas) y es muy común ver a cientos de turistas entremezclados en la algarabía. El origen real de esta costumbre todavía es muy discutido pero entre las muchas leyendas que circulan se cuenta una muy popular: cuando los terratenientes celebraban el inicio del nuevo año, la servidumbre comenzó a utilizar disfraces de diablo como una manera de apropiarse de la personalidad del personaje odiado y discriminado con el que, debido a su situación en aquella época, se sintieron identificados. En la actualidad, la personificación del diablo se ha transformado en una muestra de ingenio y carisma para cada participante.

Diablada de Píllaro Personajes

Los historiadores locales aseguran que antes de cada comparsa había seis diablos. Ellos eran esclavos que iban abriendo el camino a sus amos, quienes bajaban al poblado para poner a prueba sus virtudes dancísticas. A pesar de no saber a ciencia cierta cómo nació la Diablada, el misterio y la seducción que siempre ha ejercido la imagen de este personaje en la imaginación popular, hizo que con el transcurso del tiempo fuese cobrando popularidad para finalmente convertirse en la parte central de toda la celebración. Tal es su importancia, que la elaboración de las máscaras que lo representan se ha convertido en toda una escuela artística en Píllaro.

Píllaro - Tungurahua

Mientras en gran parte de Ecuador y el mundo católico cada 6 de enero se celebra la fiesta de los Reyes Magos, en el cantón Píllaro, Tungurahua, se cumple una tradición folclórica y ancestral que evoca y encarna al paganismo en su máxima expresión.

Llamativos y bulliciosos desfiles, degustaciones de platos típicos, exposiciones artísticas, eventos musicales, entre otros elementos, forman parte de esta festividad que se cumple durante los primeros 6 días del año.

Se trata de la Diablada de Píllaro, ubicado a 40 minutos de Ambato. Esta es la celebración más grande e importante de la localidad y en cada edición reúne alrededor de 80 mil visitantes de todo el país y otras naciones.

El rojo es el color predominante de los atuendos de quienes desfilan e inundan de alegría las céntricas calles de la ciudad. Los trajes además incluyen flequillos, puños, guaraguas y demás adornos, en tonalidades negras, amarillas, verdes, lilas, marrones y azules.

Sin embargo, las enormes e intimidantes máscaras de la fiesta ponen el toque distintivo. Para muchos este elemento es la esencia de la Diablada, pues personifica el sentido pagano, rebelde y contestatario. Uno de ellos es Ítalo Espín, artista plástico pillareño de 40 años, quien es dueño del taller El pacto donde se elaboran máscaras y que además funciona como un museo muy visitado.

La pinacoteca se encuentra a 10 minutos del centro de Píllaro. Allí, desde hace 23 años, Ítalo y su familia fabrican, bajo pedido, demoníacas y aterradoras máscaras, las cuales se exhiben cada fin de semana en las salas del museo.

“Es un privilegio colaborar e impulsar una de las celebraciones más multitudinarias de Tungurahua y de la región. La elaboración de las caretas es un verdadero arte, pues esta actividad conjuga la escultura y la pintura; paciencia, prolijidad y una enorme dosis de imaginación”, dijo.

Entre 15 y 30 días, resalta, se demora en ensamblar una careta, dependiendo de la complejidad del diseño, la cantidad de adornos y el tamaño. Esta se decora con cuernos, pelo, dientes y piel de vacunos y ovinos. Estos materiales están disponibles durante todo el año y son conseguidos por ganaderos locales.

Cada careta está valorada entre $ 80 y $ 300, de acuerdo con la talla; su base está compuesta por gran cantidad de papel, cartón y engrudo, y son expuestas durante casi todo el año en la mayoría de talleres/hogares en los que se manufacturan.

Origen de la Diablada

Pese a que existen varias versiones sobre los inicios de la Diablada, la más mentada por adultos mayores y cronistas de la localidad hace referencia a un conflicto entre jóvenes de 2 barrios.

Además de cronista, Lara es docente y dueño de otra de las pinacotecas de Píllaro, llamada Museo de Rumiñahui. Él coincide en que las caretas son parte esencial de la celebración mayor del cantón y conllevan, además, un significado importante para el folclore local.

Por tal razón es el elemento más fotografiado y llamativo de los desfiles durante la Diablada. Las comparsas las integran hombres y mujeres de diversos sectores periféricos y urbanos del cantón.

Dato: Durante el 2018 se celebran también las fiestas religiosas importantes en Ecuador.

Gastronómicos

¿A dónde ir?

¿Qué aprender?

¿Dónde comer?

Artesanales

¿Qué hacer?

Planifica tu viaje

¿Dónde dormir?