1. Ecuador
  2. Imbabura
  3. Ibarra
  4. Angochagua
  5. Vive
  6. Fiestas
  7. Tradicionales

Fiestas de San Juan en Angochagua

Los petardos lanzados a las alturas parecían rasgar el despejado cielo azul. Las incesantes explosiones de los juegos pirotécnicos anuncian la llegada de danzantes y cantores a la “toma de la hacienda de Zuleta, en Ibarra, en el norte del Ecuador. La quietud de la casona colonial, que desde 1898 pertenece a la familia plaza, es visitada, cada 28 de junio , por músicos y bailarines, que a ritmo de alegres cantos homenajean a SAN JUAN. Es la culminación de esta festividad, que días antes se vive de casa. Este antaño festejo coincide con el solsticio de verano y el fin de las cosechas. Como en otras localidades andinas del país, el maíz es el principal invitado. Por ello, el recibimiento a los invitados se lo realiza con un vaso de chicha elaborado con harina de este cereal. Las madrinas que deben la rama de gallos llegan desde sus casas zapateando y cantando coplas alusivas al santo y a la fiesta. La misión es devolver la rama de gallos que un año antes reciben. Esta clase de tributos es un nexo solidario entre campesinos y hacendados.

 

Sobre un caballo alazán, adornos con cintas de colores y espejos como exige la tradición, y cuelgan 12 gallos. Por delante , mujeres vestidas con blusas bordadas y coloridas faldas, músicos y acompañantes de la madrina.

En la hacienda lo reciben con comida y abundante chicha para los invitados. “Esto es para que no se cansen de zapatear y canten con mas ganas durante el trayecto del evento”

Un camino empedrado rodeado por centenarios eucaliptos, da sombra a los agitados bailadores. Ala plaza de piedra considerada la primera edificación construida en 1691, llegan uno a uno los priostes, familiares y amigos en una especie de proceción. Junto a esta plaza, que es el centro resalta una cruz de piedra, esta la casa y el antiguo obraje, en donde ahora funciona la hosteria zuleta.

 

En el patio central de la hacienda se concentran gran numero de personas para bailar en círculos y cantar sus coplas todos los espectadores son invitados a formar parte del circulo junto a los bailarines