Fiesta de la Santísima Virgen de la Caridad

 
 
 
 

La devoción, y veneración a la VIRGEN DE LA CARIDAD, ha dado origen a que, en la ciudad de Mira se celebre cada 2 de Febrero la fiesta en su homenaje, que es una expresión de la identidad cultural, tanto religiosa como social.

Esta celebración organizada por las Autoridades, Instituciones del Cantón y con la participación de grupos de mireños residentes en otras localidades, se ha constituido en un atractivo para propios y ajenos que fortalece la fraternidad en la gran familia mireña.

Esta fiesta que tiene origen muy antiguo, a través del tiempo se ha mantenido por la férrea fe y amor a nuestra Madre , llamada cariñosamente “la Chamizuda” (debido a su poblada y ondulada cabellera) cuya hermosa imagen data desde hace centenares de años.

La Fiesta de la Virgen de la Caridad tiene un fondo o estructura tradicional, que aunque ha sido en cierto modo transformada en su parte formal a través del tiempo, en lo fundamental se ha mantenido, cumpliéndose un ritual de actividades y eventos.

Muchos mireños residentes en su tierra natal y los ausentes, esperan con ilusión, la llegada de esta importante Festividad del 2 de Febrero, puesto que ésta constituye la oportunidad de volver a su terruño, para renovar la Fe en la Santísima Virgen y también para participar de un reencuentro con familiares y amigos y disfrutar de actos tradicionales de importante significación.

El quincenario de las Fiestas se inicia a mediados del mes de Enero y día a día con la celebración de las Vísperas y Misa diarias de los priostes, constituye la preparación espiritual para culminar con los actos religiosos del 2 de Febrero.

El pregón de Fiestas con la participación de los estudiantes de la localidad ,anuncia que se abre un espacio en la vida cotidiana de los mireños para rendir homenaje a la Santísima Virgen en unidad y fervor fraternos.

Eventos Deportivos, artísticos y culturales se efectúan en distintos escenarios de la ciudad antes de los principales actos de las fiestas.

EL ACARREO DE LA CHAMIZA Y LAS ACHUPALLAS

(plantas oriundas del sector) en la víspera de la Solemne Fiesta es un acto en el que colaboran moradores de los barrios y comunidades que rodean a la Ciudad de Mira, quienes acarrean por las calles de la ciudad, con creativa participación, sea en caballo o en yunta de bueyes, la chamiza , la achupalla y la chilca que han sido cortadas con anticipación. A través del tiempo se ha modificado esta costumbre y en la actualidad se alterna con la utilización de camionetas, tractores, camiones para el efecto. Dicho acarreo es acompañado por las notas alegres de la Banda de Músicos y la emoción y alegría de los espectadores y tiene su destino final el Estadio Galo Plaza.

La quema  de la Chamarrasca ilumina la noche

 

En la noche, luego de la ceremonia religiosa de las Vísperas Solemnes de la Fiesta que se celebra en la Iglesia Matriz de Mira , celebración que concentra a centenares de amantes de la Santísima Virgen, la gente acude a la QUEMA DE LA CHAMIZA Y LA ACHUPALLA en el estadio Galo Plaza, el cual, con una concurrencia multitudinaria se convierte en el escenario para espectar la luz incandescente de la fogata gigantesca que se encuentra encendida acompañada del sonido característico de la achupalla que se quema. El estadio se ilumina totalmente.

La lidia nocturna del Novillo de Bombas

Al finalizar este episodio, y tras la ansiedad y curiosidad del momento, se admira el NOVILLO DE BOMBAS, que sale para ser toreado por valientes y ágiles toreros espontáneos, quienes hacen alarde su audacia y osadía.

Terminada la lidia del Novillo, y como culminación de este evento tradicional, se realiza la quema del CASTILLO, el cual es traído desde la Iglesia Matriz acompañado de las notas musicales de la Banda. En éste se admiran siluetas, imágenes, íconos y signos con hermosos coloridos y sonidos impresionantes siempre acompañados de una música muy singular tocada por la Banda. En el piso más alto del Castillo, que se quema en último lugar aparece la Imagen de la Virgen de la Caridad la cual arranca calurosos y efusivos aplausos del público. Finalmente los asistentes se deleitan con el hermoso espectáculo que se observa con el lanzamiento de los vistosos globos que han sido mandados a confeccionar por los priostes, al igual que los fuegos pirotécnicos.

En la celebración de este evento, como en todos los demás no falta un amigo que le brinde un trago del popular TARDON mireño.

 

Compartir: