Helados La Avanzada

Si los helados de paila son de Ibarra y los de sabores de Salcedo, los helados artesanales de crema natural son de Machachi y se venden en el mismo lugar donde el Mariscal de Ayacucho hizo una avanzada.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Es una de las Huecas de Mejía
  • Desde hace 52 años en la Panamericana Sur, a la altura del Km 39 (Aloasí), en el cantón Mejía, se encuentra la Heladería La Avanzada.
  • Atiende de lunes a domingo de 6h00 a 21h30

Mujeres dueñas de su destino

Matriarcado, esa es la mejor definición de esta heladería que nació de la idea de una machacheñas que al probar unos helados de hielo en Quito, pensó que con la producción láctea de su querida Machachi, estos helados sabrían mejor.

¡Y así fue!

Y es que cuando Margot Cruz pasaba vacaciones en la heladería de su prima en Quito, empezó de a poquito a enamorarse del negocio. No sabe si fue la entrada de clientes, las cómplices risas de familias que se refrescaban con los helados de hielo de su prima o esa chispita que le decía << a esos helados les hace falta algo >>, lo que la motivó a emprender.

Ya de vuelta en Machachi, Margot se puso manos a la obra, con mucho entusiasmo colocó un pequeño letrero en la puerta de su tienda de comestibles, que decía: Helados de crema. Esa pequeña aventura de emprendimiento, de hace más de 50 años, marcó su vida. Cada año que pasaba, transformaba su tienda de abarrotes en una heladería que poco a poco ganaba clientela. Las ilusiones crecían a la par de sus 4 hijas que pasaron de acompañarla, a ser parte fundamental de heladería.

¡Hay que ponerle un nombre!

Fue su hija Alexandra, que entusiasmada con el éxito de su tesis de grado, decidió darle un giro a este negocio. Alexandra se ríe cuando recuerda que de pequeña renegaba del negocio de su madre, su adolescencia le invitaba a añorar otras actividades, muy lejanas de la atención al cliente. Sin embargo, cuando estudiaba ingeniería en marketing, mientras escuchaba los casos de estudio que su profesor Washington Ortega repasaba en clases, empezó a entender la importancia que esa heladería de su infancia tenía.

Orgullo, eso fue lo que sintió Alexandra cuando se graduó, orgullo no de su título, sino del aplauso de sus profesores que la impulsaban a ejecutar su plan de tesis: llevar a la heladería a otro nivel.

Ya en Machachi con la ayuda de sus hermanas, Alexandra empezó a crear su marca, un slogan, un logotipo fueron la antesala para renovar el viejo letrero con que su mamá empezó el negocio, ahora los letreros eran gigantes y alumbraban la autopista, ahora los helados tenía un empaque en el que destacaba el nombre que entre todas eligieron: Heladería La Avanzada.

Y lo logró, 15 años después de ese ejercicio de branding, los sueños de Alexandra se hicieron realidad, hoy no hay machacheños que no conozca el nombre de su heladería y los clientes hacen cola para saborear sus helados.

La Avanzada

Cuando Antonio José de Sucre instaló su avanzada en Machachi, seguro que no se imaginó que siglos después, un grupo de guerreras enfrentarían la vida con palitos de helados en lugar de fusiles, con Margot como mariscal y Alexandra, Fernanda y Patricia como oficiales.

Fernanda y Patricia recuerdan con nostalgia esas tardes en las que diseñaron el futuro de su heladería y celebran el momento en que decidieron mantener la fabricación artesanal como un sello de su marca. Y es que la crema hecha a base de polvo de leche, sabe distinto. Otra cosa, es cuando la crema se hace a partir de leche recién ordeñada en Machachi, otra cosa es cuando se bate a mano, otra cosa, muy distinta es cuando el jugo de la frutas se coloca directamente en los vasitos previo a meterlos en el congelador.

Si está de paso por Machachi, dese un gustito, pregunte por la heladería y al llegar a su destino, cuente con orgullo que usted se tomó un helado en una de las avanzadas del Mariscal de Ayacucho.




Publicado en: