1
2
3
4
5
6

Ruta Escondida desde Guayllabamba

Guayllabamba, Puéllaro, Perucho, Atahualpa, San José de Minas y Chavezpamba. Recorriendolos, entre frutas exóticas y paisajes andinos apacibles, este sendero se interna en la ruralidad de Quito

Esta ruta inicia en Guayllabamba, conocida por sus delicias culinarias como el locro y la fritada. Más adelante, recorriendo pueblos pequeños, entre frutas exóticas y paisajes andinos, este sendero se interna en cinco parroquias rurales: Puéllaro, Perucho, Atahualpa, San José de Minas y Chavezpamba.

Su antesala es Guayllabamba.

  • Esta localidad, cálida y de colinas verdes, surge en el paisaje arenoso de las montañas que flanquean la vía Panamericana Norte, al salir de Quito.
  • Es conocida por su locro (sopa cremosa de papa) y sus enormes aguacates. Allí, el zoológico Guayllabamba es imperdible si viajas con niños o buscas ver de cerca la fauna autóctona.
  • Al norte, hacia el Parque Jerusalén, inicia la ruta

Puéllaro es la primera parada.

  • Este pueblo colonial presume sus cuyes (se sirven en La Casa de Aurora) y dos iglesias (que datan de 1879 y 1920).

La ruta continúa al norte, en Perucho.

  • Su iglesia, con fachada de madera y adobe, alberga obras de la Escuela Quiteña y puedes aprovechar para ver más piezas de arte en el museo local.
  • Degustar el vino de mandarina de la zona y las chirimoyas (frutas cultivadas en los Andes desde el año 200) es un rito obligatorio.
  • ¿Un plato imperdible de esta localidad? El sancocho peruchano, que se puede probar los sábados frente al parque.

Más adelante está Atahualpa

  • Cuyo nombre rinde tributo al legendario inca.
  • Además de la iglesia y el cementerio, puedes visitar las lagunas de Mojanda, tres vastos espejos de agua de origen volcánico, enclavados en los pajonales.

Camping, caminata, mirador, vista panorámica, restaurantes

En Chavezpamba la ruta llega a su punto más verde y silencioso

  • Detalles que podrás apreciar en el mirador natural del cerro Itagua.

San José de Minas cierra el sendero

  • Con varias minas de arena, piedra y cal que dan su nombre al pueblo.
  • Aquí, los sibaritas pueden culminar el recorrido en la Casa de Pancho, probando la trucha y otros platos típicos.
  • Y para los aventureros, las cascadas de Cuvi son la próxima estación.
20
5
10
50
6