El Jardín del Este

Un poco sobre los orígenes de Cumbayá
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

El Jardín Del Este

Formando parte del periodo de Desarrollo Regional (500 a.c – 500 d.c ) de nuestro país, se lo reconoce por el descubrimiento de un complejo cerámico el cual constaba de 26 platos trípodes, 3 cuencos, 10 ollas y un rallador.

Las excavaciones arqueológicas en la urbanización Jardín del Este, parroquia de Cumbayá se hicieron con el fin de salvar algo de información interesante con relación a quienes fueron los antiguos habitantes de la zona.

La urbanización “Jardín del Este”, antiguamente conocida como la hacienda “El cebollar”. Está ubicada en línea recta al este de Quito, en el valle de Tumbaco, a una altura de 2400 m.s.n.m., en la ribera derecha del rio Machángara. La información etnohistórica del siglo XVI, proporciona muchos elementos respecto a llajtakuna (confederaciones aldeas), menciona la fertilidad del valle, atestiguada por los cultivos de maíz, frutas y vegetales de tal reputación que la zona fue escogida como tierras privadas del Inka.

No obstante, en el siglo XIX, el descendiente real Francisco Topatauchi Inga, mantenía extensas propiedades en la zona de Cumbaya. Por el “Pueblo de las Guabas” pasaba un camino Inka.

Un dato importante que se revela en el libro “HACE DOS MIL AÑOS EN CUMBAYA” se destaca que esta antigua población es del periodo formativo, este asentamiento fue abandonado debido a que varios desastres naturales golpearon a esta región, hacia 500 a.C., existen datos que revelan varias erupciones volcánicas. Un enorme lahar procedente del volcán Cotopaxi arrasó con gran parte del Valle de los Chillos y Tumbaco.

Sin embargo, se registra la presencia del hombre poco después de este desastre natural que data de un periodo prehispánico la cual tuvo gran influencia de la cultura Machalilla y Chorrera. Esta cultura asentada en el valle de Tumbaco se mantenía gracias al intercambio de materias primas, concha spondylus y obsidiana.   

De la gente de “Jardín del Este” el conocimiento actual es demasiado incompleto y muy pobre por lo cual varios investigadores sugieren que se debe hacer otros estudios arqueológicos, para poder tener un mejor panorama de este asentamiento, así como también de las dinámicas de su población, y como estas fue cambiando al pasar del tiempo.  (Buys, 1988)