Leyenda casa 1028

Conoce de la leyenda más popular en Quito, la historia de Bella Aurora una hermosa joven que tiene un trágico desenlace.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

Esta leyenda ecuatoriana  se desarrolla en la ciudad de Quito, los quiteños consideran que es un cuento de terror tradicional. Los habitantes de la ciudad de Quito indican que es un cuento de terror se le conoce también como la Leyenda de Bella Aurora y esta historia se desarrolla en pleno centro histórico de Quito. 

La legendaria leyenda quiteña que tiene por número la casa 1028 se encontraba ubicada en pleno Centro Histórico de Quito en la actualidad se le conoce que se encuentra en la calle Guerrero Mora Oe3-32  en el edificio con el mismo nombre y  doble nomenclatura con el número 1028. 

Leyenda la Casa 1028

Cuenta la historia de Bella Aurora  una joven hermosa, hija única que junto a sus padres asistío a una corrida de toros a la Plaza de la Independencia, ya que en aquellos tiempos era habitual que se realizaran corridas allí.

Al iniciar el espectáculo, salió un toro negro, muy grande y robusto. Como es normal, el toro dio una vuelta reconociendo la arena. Y luego de mirar a su alrededor, se acercó lentamente y de manera muy extraña hacia donde Bella Aurora estaba y la observó fijamente.

La joven se atemorizó tanto por la actitud y la mirada del toro que cayó al suelo, desmayada. Sus padres la socorrieron inmediatamente, salieron de allí con la jóven en brazos hasta su casa, la casa 1028, donde intentaron curarla del espanto.

Mientras tanto, el toro que permanecía en la Plaza al no encontraba a la joven, salío corriendo enfurecido, saltando la barrera protectora, dirigiéndose hacia la casa 1028, y al llegar al lugar derribó la puerta de la entrada asustando a los criados, subió hasta la habitación donde estaba Bella Aurora, que yacía en su cama. Al verlo ella intentó huír pero no tuvo fuerzas. El toro la embistió y la mató con dureza.  Al oír que alguien se acercaba el toro se esfumó. 

Nada se pudo hacer por Bella Aurora, la encotraron bañada en sangre, falleció eso misma tarde. Los padres devastados enterraron a su hija y poco después se marcharon de la ciudad

Nunca se supo ni de dónde surgió este toro, ni el por qué de la ofensiva contra la joven. Jamás lo encontraron.

Compartir: