Iglesia del robo

Una leyenda ecuatoriana que causa descontento en los pobladores de Quito por causa de un delito. Conoce el milagro que esconde esta iglesia.

¿Qué debes saber?

  • La Iglesia del robo, se encuentra en el Bulevar de la 24 de mayo, entre las calles Imbabura y Benalcázar en el Centro Histórico de la ciudad de Quito.
  • Esta iglesia es la protagonista de una leyenda quiteña del tiempo colonial desarrollada en la quebrada de Jerusalén, actual Bulevar de la 24 de mayo.

Historia de la Iglesia del Robo

  • El miércoles 20 de enero de 1649 jamás será superado. Ese día se reunió a los pobladores del Centro Histórico de Quito con un sólo objetivo: encontrar a los ladrones de los copones sagrados.
  • Delincuentes robaron de la iglesia provisional de las monjas Clarisas, el tabernáculo y los vasos sagrados llenos de hostias. El templo estaba ubicado al pie de la quebrada de Jerusalén, que actualmente es la avenida 24 de Mayo, donde terminaba la ciudad.
  • La noticia fue comunicada al obispo Ugarte y Saravia, quien ordenó que replicaran las campanas de todas las iglesias.
  • El pueblo fue convocado a la Catedral, en donde el obispo les informó sobre el robo. El pueblo entero se trasladó hasta Santa Clara, con el fin de indagar sobre los sacrílegos delincuentes.
  • El obispo dio tres días de plazo para que aparezcan los copones y excomulgó a los ladrones, igual condena recibieron los encubridores.
  • En la quebrada de Jerusalén se encontró el sagrario, el mismo que fue conducido hasta Santa Clara.

Leyenda de la Iglesia del Robo

Cuenta la leyenda  que tres sacerdotes subían cierta mañana por la quebrada de Jerusalén. Iván llenos de preocupación. A poco rato se detuvieron. ¡Cuál no sería su sorpresa al ver en el suelo el copón y las hostias perdidas!

¿Qué había sucedido?

Unos ladrones habían cometido ese sacrilegio. Hasta dar con ellos, hubo procesiones. Españoles e indios salieron a las calles de Quito. Llevaban imágenes de santos y crucifijos e iban arrastrando cadenas y grilletes. Algunas personas caminaban azotándose o puestas en cruz.

¿Y para qué hacían todo eso?

Para calmar la furia de Dios. Decían que a Quito llegaría una terrible peste.

La procesión salió de la Iglesia de Santa Clara. Siguió hasta el convento de Santo Domingo. De allí pasó a Santa Catalina. Luego se dirigió a las iglesia de la Compañía y  por último la iglesia de La Catedral.

¿Qué pasó con los ladrones?

 No aparecían por ningún lado. Entonces se organizó otra procesión tan grande y devota como la primera pero tampoco se dio con los ladrones. Cierto día fueron descubiertos por una india. Habían pensado que la caja del Santísimo era de plata maciza y guardaba joyas muy finas. Pero no hallaron sino el copón y las hostias. Por eso los botaron en la quebrada y luego huyeron a Conocoto.

¿Qué castigo recibieron los ladrones?

 El morir ahorcados, arrastrados y descuartizados.

¿Se cumplió esa orden?

Al pie de la letra. En el lugar donde los religiosos encontraron los objetos sagrados se levanta hoy la Iglesia del robo.

Si te gustó el turismo religioso de Quito, recuerda que las iglesias del Centro Histórico incluyen 60 templos entre conventos, monasterios, capillas repletas de expresiones de la Escuela Quiteña de Artes, que puedes visitar en diferentes rutas, como la de los monasterios de claustro femenino, las de la Calle de las siete cruces, la de la competencia de los 10k de la ruta de las iglesias, la de los belenes y pesebres navideños y las de arte colonial. Si estás de paso por Quito, no pierdas la oportunidad de visitar estos lugares turísticos de Quito, recuerda que son imperdibles las visitas a la Catedral Metropolitana, San Francisco, La Compañía de Jesús, Basílica del Voto Nacional, El Sagrario, San Agustín y Santo Domingo




Publicado en:


Publicado por: