1. Ecuador
  2. Pichincha
  3. Quito
  4. Descubre
  5. Cultura
  6. Iglesias y templos

Iglesia de la Inmaculada Concepción

El monasterio de la Inmaculada Concepción se localiza en la calle García Moreno y Chile, esquina noroccidental de la Plaza Grande en pleno centro histórico de Quito. Se le considera el más antiguo de la capital ecuatoriana.

Iglesia y Convento de la Concepción

FUE EL PRIMER MONASTERIO de Quito y está localizado frente al Palacio de Gobierno.

DEBERÍAS SABER ESTO

Bajo los auspicios de la orden de San Francisco, del obispo fray Pedro de la Peña y del gobierno de la Audiencia precedida por el presidente García de Valverde, se fundó el 13 de enero de 1577 el primer convento de monjas en Quito en el Centro Histórico de Quito.

El clérigo Juan Yáñez fue uno de los más ansiosos por ver la fundación del convento, el cual debería prestar ayuda a los desposeídos, sin embargo no contó con suerte para ver su sueño en vida. A su muerte dejó tres mil pesos de plata para iniciar la obra.

El Gobernador de la Audiencia, licenciado García de Valverde, retomó la idea de Yáñez e inició una campaña para recaudar fondos en el vecindario y en el Cabildo de Quito. La recolecta y los tres mil pesos que legó el clérigo fueron suficientes para iniciar la fundación.

Igualmente el obispo fray Pedro de la Peña hizo gestión ante la Audiencia para la fundación y consiguió que los regidores marcaran el sitio donde debía erigirse la edificación y la autorización para utilizar el dinero de un vecino de la ciudad fallecido llamado Pedro de Arroba.

La Audiencia resolvió poner el convento bajo la dirección y capellanía de los religiosos franciscanos en resolución al Provincial de San Francisco, fray Antonio Jurado quien tomó posesión de los predios de Alonso de Paz el 12 de octubre de 1575 y se dispuso a colocar una campana y una cruz en un altar preparado para ofrecer una misa.

No obstante la fundación se interrumpió y continuó hasta el 13 de enero de 1577 porque el obispo de la Peña se encontraba ausente y esto impidió el trámite de la licencia del Ordinario, requisito canónico. Esta razón llevó al Cabildo Eclesiástico a impugnar la fundación del convento. Además se presentó un disgusto entre el Obispo y la Audiencia pues ésta ordenó a los indios a trabajar en las minas de oro sin derecho a descansar en los feriados con el propósito de amortiguar el gasto de los vecinos mayores en la construcción de la edificación.

Se les reconoce con distinción en la fundación del convento a nueve religiosas (doña María de Taboada, doña Catalina Rodríguez, doña Francisca Xaramillo, doña María de Torres, doña Aldonza de Castañeda, doña Lucía Xaramillo y doña María Rodríguez, las otras como no tenían edad, fueron profesando a medida que iban cumpliendo la requerida) que inicialmente vivieron en condiciones precarias, por lo que en sesión del Cabildo del 14 de mayo de 1576 se decidió escribir al virrey don Francisco de Toledo con el fin de que asignase un presupuesto para el sustento de las religiosas. Pero nuevamente el infortunio acompañó a las religiosas debido al incremento del personal que ascendía aproximadamente a cien en 1586. Esto les obligó a entrevistarse directamente con el rey en demanda de auxilio. Felipe II más religioso que su padre, ordenó al virrey del Perú, el conde del Villardompardo, que entregara “mil pesos de minas de a cuatrocientos cincuenta maravadíes cada uno de renta cada un año y por tiempo de diez años en títulos de indios vacos de la dicha provincia de Quito” a fin de solventar las necesidades de las religiosas y de cubrir gastos que demandara la edificación.

Hoy en día las monjas venden productos fabricados por ellas como el champú de sábila. Igualmente se caracterizan por fabricar ropa para los Niños Dios en épocas de navidad.

Por otro lado la riqueza arquitectónica del templo y sus tesoros artísticos se perdieron en un incendio que ocasionó graves daños. Actualmente la Alcaldía del Distrito de Quito ha entregado, a través del FONSAL (Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural de Quito) la obra de rehabilitación, tanto del monasterio como de la iglesia de la Concepción. Esta se ha encargado de restaurar sus obras de arte como: las esculturas, pinturas de caballete, murales y elementos arquitectónicos importantes que dan vida al monumental.

DEBERÍAS SABER ESTO

  • La Iglesia de la Inmaculada Concepción y su Convento se encuentra en plena Plaza Grande, sin embargo pasa casi desapercibida por hallarse en un esquina muy reservada, al costado norte del Palacio Presidencial.
  • Esta iglesia es una de las que pertenecen al famoso recorrido de la Calle de las Siete Cruces.
20
5
10
50
6